Ejercicio y alimentación sana, básicos para el corazón

El estado de nuestro corazón repercute directamente en todo nuestro organismo, para bien o para mal, así que debemos saber qué hacer para cuidarlo y mantenerlo en las condiciones óptimas para su mejor funcionamiento y rendimiento.

Al ser un músculo que se adapta perfectamente a la actividad física, realizando unos 45 minutos de ejercicio a diario, reforzaremos la fortaleza de nuestro corazón haciéndolo mucho más resistente a posibles problemas cardíacos y ralentizar muchos de los cambios que se producen en nuestro corazón con el paso de los años.

CorazónEn cambio, llevar una vida sedentaria y una alimentación desequilibrada, pueden llevarnos a padecer problemas en nuestro sistema cardiovascular, siendo una de las primeras causas de muerte en edades intermedias en los países desarrollados.

Por otra parte, el segundo factor ideal para mantener nuestro corazón sano es mantener una alimentación saludable.

Debemos evitar en la medida de lo posible la ingesta de alimentos que contengan grasas saturadas. Estas se encuentran principalmente en alimentos de origen animal, así como en alimentos lácteos sin descremar como la mantequilla, los huevos, la leche, etc.

Podemos sustituir las grasas saturadas por las que no lo son, principalmente con alimentos derivados del girasol, la oliva, el cacahuete, …

Manteniendo una alimentación equilibrada con la dieta mediterránea y realizando un poco de ejercicio diario, ayudaremos a nuestro corazón y a todo nuestro organismo a mantenerse en forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *