Salteado de salmón con verduras

La receta de hoy es muy sencilla de preparar, solo necesitarás 25 minutos para preparar 4 raciones.

Lo mejor de esta receta es que es muy completa, muy sabrosa y cada ración solo contiene 215 calorías.

Ingredientes:

1 cucharada de aceite
1 trozo de 5cm de jenjibre rallado
450 gramos de salmón sin piel cortado a dados
1 manojo de cebollas tiernas cortadas a tiras de aprox. 4cm de largo
150ml de caldo vegetal
250 gramos de mezcla de ensaladas
2 cucharadas de salsa suave de soja sin azúcar (si no la encuentras sin azúcar, puedes usar como alternativa y según tu gusto, dos cucharadas de zumo de limón o de mostaza de Dijón)

Preparación:

  1. Calienta la cucharada de aceite en una sartén y agrega el jenjibre. Cuécelo durante 3 minutos removiendo contínuamente.
  2. Sazona el salmón con el jenjibre, añádelo a la sartén y déjalo cocer durante 5 minutos, removiendo una vez, hasta que esté listo y empiece a desmigarse (según la potencia del fuego, puede tardar algo más de 5 minutos).
  3. Retirar el salmón de la sartén y reservar en caliente. Agregar las cebollas tiernas a la sartén y saltearlas durante 3-4 minutos.
  4. Verter el caldo y llevar a ebullición. Añadir la ensalada y dejar cocer unos instantes.
  5. Devolver el salmón a la sartén junto con la salsa de soja y servir directamente de la sartén.

Te recomendamos…

  • El aceite que uses debe ser de oliva extra.
  • No es necesario incoporar sal a la receta, pero si lo hicieras, recuerda que debe ser sal yodada.
  • Si te gusta cocinar, puedes hacer el caldo vegetal tú [email protected], pero si lo prefieres, puedes comprarlo en brick. Opta por uno que tenga pocas grasas.
  • Si añades a la mezcla de lechugas unpoco de col lombarda, le dará un toque crujiente al plato.

Infusiones para todos los gustos

Si estás realizando la Lipodieta, sabrás que puedes tomar cualquier infusión o té, tanto a primera hora de la mañana como a lo largo del día.

De hecho, si tomas infusiones y tés, te ayudarán a consumir más agua pues como bien sabes, durante tu dieta debes consumir mínimo 2 litros al día, y tomándola con un sabor distinto, se puede hacer más llevadero si no estás [email protected] a tomar tal cantidad de agua.

Vamos a empezar por contarte cuál es la diferencia entre una infusión y un té; la principal diferencia, a parte del sabor, son las propiedades que tienen cada uno de ellos y que el té tiene teína, que es un excitante (como lo es la cafeína) que se libera lentamente.

El té evita la degeneración oxidativa, porque tiene antioxidantes que retrasan el envejecimiento y previenen el cáncer al ayudar al ADN a reproducirse con exactitud. Además, es: potenciador del sistema inmunológico, rico en flúor y previene la caries, es diurético, disminuyendo la retención de líquidos, ayuda a regular el colesterol y la tensión arterial, y la glucemia en diabéticos.

Los tés que más propiedades tienen son, por orden; el té blanco, el té verde, el té rojo y el té negro.

Y no hay que olvidarse del Rooibos, que es una fantástica opción puesto que posee los beneficios del té pero no tiene teína. Entre sus propiedades destacan que es antioxidante, diurético, refuerza el sistema inmune, ayuda en trastornos intestinales y digestivos, ayuda a las alergias alimentarias y es beneficioso para la dermatitis y otros problemas de la piel. Y por si esto fuera poco, es rico en minerales y vitaminas, entre ellos el calcio, que como sabes contribuye a fortalecer los huesos.

En cuanto a las infusiones, cada una tiene sus propiedades, por ejemplo, la valeriana es relajante, la cola de caballo diurética y la manzanilla y el poleo-menta son digestivos.

Lo mejor de todas estas infusiones y tés es, que además de tener tantísimas propiedades beneficiosas, tienen sabores deliciosos. Así que no lo dudes, no te prives de tomar tés e infusiones, disfrutarás con ellos a la vez que respetas la dieta.

¿Especias en mi dieta? ¡Sí, gracias!

Los antiguos curanderos ya usaban especias 5.000 años a. C. Incluso Hipócrates, el padre de la medicina, tenía más de 300 remedios elaborados con especias y hierbas para distintas enfermedades. Así pues, está claro que las hierbas y las especias, además de dar sabor a nuestros platos, tienen múltiples beneficios para nuestra salud.

Beneficios

– Las especias están entre las fuentes más ricas de antioxidantes, tomando el peso como criterio de comparación, tienen más antioxidantes que muchas frutas y verduras.

– Las especias ayudan a reducir las grasas y azúcares en las dietas ya que añaden sabor a los platos sin añadir calorías no deseadas.

– Las especias ayudan a regular el tránsito intestinal y a reducir los gases que producen las comidas.

– Las especias fortalecen órganos tan importantes como el hígado o los riñones.

– Algunas especias tienen efectos anticoagulantes y antimicrobianos, como la canela, el orégano, el perejil, el eneldo, las hierbas provenzales o el jengibre.

– Especias como el jengibre, la albahaca, el ajo o la hierba limón tienen efectos antiinflamatorios.

– El cilantro facilita la digestión, el chile mejora los efectos metabólicos en el control del peso y el ajo reduce el colesterol y la presión sanguínea.

Y todas y cada una de las especias que hoy en día podemos encontrar en el mercado, tiene propiedades de las que tu salud puede beneficiarse, así pues, no temas cocinas con especias tus platos, al contrario, con la poca cantidad que estés usando para aderezarlos, estarás aportando grandes beneficios para tu salud.

Con la Lipodieta Diet21a, el uso de especias no está prohibido en ningún momento, así que aprovecha para aderezar la verdura o la carne, el pollo o el pescado a la plancha que cocines con tu especia o especias favoritas y… ¡buen provecho!

Stevia, el sustituto natural del azúcar

Qué es

La Stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 cms de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemos y es originaria de la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil. Un dato curioso: la Stevia procede de la misma zona que la yerba mate (el té sudamericano), y por eso mismo se usaba para endulzar el mate desde tiempos inmemoriales, por tanto podría considerarse que la Stevia es el edulcorante natural más antiguo que se conoce.

La hoja de la Stevia es la parte más dulce de la planta y es donde residen sus propiedades terapéuticas. Sus flores son pequeñas y blancas, y no demasiado vistosas.

Hoy en día la Stevia se cultiva de forma intensiva para la fabricación del único edulcorante seguro, natural, y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como planta medicinal por sus propiedades curativas.

Indicaciones

Debido a que no afecta los niveles de azúcar sanguíneo, por el contrario, estudios han demostrado sus propiedades hipoglucémicas, mejora la tolerancia a la glucosa y es por eso que es recomendado para los pacientes diabéticos.

La Stevia es importante para la gente que desea perder peso, no solo porque les ayudará a disminuir la ingesta de calorías, sino porque reduce los antojos o la necesidad de estar comiendo dulces. A la Stevia también se le confieren propiedades para el control de la presión arterial, ya que tiene efecto vasodilatador, diurético y cardiotónico (regula la presión y los latidos del corazón).

Informe Nutricional

Calorías: 0
Grasas saturadas: 0
Azúcares: 0
Colesterol: 0
Total de carbohidratos: 0

Equivalencias

La Stevia en su forma natural es 15 veces más dulce que el azúcar de mesa (sucrosa) y el extracto es de 100 a 300 veces más dulce que el azúcar. En cuanto a equivalencias, 1 taza de azúcar equivale a 1 ½ a 2 cucharadas de la hierba fresca o ¼ de cucharadita del polvo de extracto.

Uso

La Stevia puede usarse en infusión y beberse como cualquier té o bien utilizar el preparado para endulzar otras bebidas o alimentos.

El extracto obtenido de la Stevia es usado como edulcorante de mesa y como aditivo para endulzar diversos tipos de preparados tales como bebidas, gaseosas, confituras, repostería, salsas, productos medicinales, de higiene bucal, gomas de mascar y golosinas.

Y por todos estos beneficios, en Lipodieta recomendamos la Stevia como edulcorante y puedes tomarla desde el inicio de tu dieta para endulzar tus bebidas o yogures desnatados. Y recuerda; puedes encontrar la Stevia en herbolarios o tiendas de productos dietéticos.