¿Especias en mi dieta? ¡Sí, gracias!

Los antiguos curanderos ya usaban especias 5.000 años a. C. Incluso Hipócrates, el padre de la medicina, tenía más de 300 remedios elaborados con especias y hierbas para distintas enfermedades. Así pues, está claro que las hierbas y las especias, además de dar sabor a nuestros platos, tienen múltiples beneficios para nuestra salud.

Beneficios

– Las especias están entre las fuentes más ricas de antioxidantes, tomando el peso como criterio de comparación, tienen más antioxidantes que muchas frutas y verduras.

– Las especias ayudan a reducir las grasas y azúcares en las dietas ya que añaden sabor a los platos sin añadir calorías no deseadas.

– Las especias ayudan a regular el tránsito intestinal y a reducir los gases que producen las comidas.

– Las especias fortalecen órganos tan importantes como el hígado o los riñones.

– Algunas especias tienen efectos anticoagulantes y antimicrobianos, como la canela, el orégano, el perejil, el eneldo, las hierbas provenzales o el jengibre.

– Especias como el jengibre, la albahaca, el ajo o la hierba limón tienen efectos antiinflamatorios.

– El cilantro facilita la digestión, el chile mejora los efectos metabólicos en el control del peso y el ajo reduce el colesterol y la presión sanguínea.

Y todas y cada una de las especias que hoy en día podemos encontrar en el mercado, tiene propiedades de las que tu salud puede beneficiarse, así pues, no temas cocinas con especias tus platos, al contrario, con la poca cantidad que estés usando para aderezarlos, estarás aportando grandes beneficios para tu salud.

Con la Lipodieta Diet21a, el uso de especias no está prohibido en ningún momento, así que aprovecha para aderezar la verdura o la carne, el pollo o el pescado a la plancha que cocines con tu especia o especias favoritas y… ¡buen provecho!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *