Infusiones para todos los gustos

Si estás realizando la Lipodieta, sabrás que puedes tomar cualquier infusión o té, tanto a primera hora de la mañana como a lo largo del día.

De hecho, si tomas infusiones y tés, te ayudarán a consumir más agua pues como bien sabes, durante tu dieta debes consumir mínimo 2 litros al día, y tomándola con un sabor distinto, se puede hacer más llevadero si no estás [email protected] a tomar tal cantidad de agua.

Vamos a empezar por contarte cuál es la diferencia entre una infusión y un té; la principal diferencia, a parte del sabor, son las propiedades que tienen cada uno de ellos y que el té tiene teína, que es un excitante (como lo es la cafeína) que se libera lentamente.

El té evita la degeneración oxidativa, porque tiene antioxidantes que retrasan el envejecimiento y previenen el cáncer al ayudar al ADN a reproducirse con exactitud. Además, es: potenciador del sistema inmunológico, rico en flúor y previene la caries, es diurético, disminuyendo la retención de líquidos, ayuda a regular el colesterol y la tensión arterial, y la glucemia en diabéticos.

Los tés que más propiedades tienen son, por orden; el té blanco, el té verde, el té rojo y el té negro.

Y no hay que olvidarse del Rooibos, que es una fantástica opción puesto que posee los beneficios del té pero no tiene teína. Entre sus propiedades destacan que es antioxidante, diurético, refuerza el sistema inmune, ayuda en trastornos intestinales y digestivos, ayuda a las alergias alimentarias y es beneficioso para la dermatitis y otros problemas de la piel. Y por si esto fuera poco, es rico en minerales y vitaminas, entre ellos el calcio, que como sabes contribuye a fortalecer los huesos.

En cuanto a las infusiones, cada una tiene sus propiedades, por ejemplo, la valeriana es relajante, la cola de caballo diurética y la manzanilla y el poleo-menta son digestivos.

Lo mejor de todas estas infusiones y tés es, que además de tener tantísimas propiedades beneficiosas, tienen sabores deliciosos. Así que no lo dudes, no te prives de tomar tés e infusiones, disfrutarás con ellos a la vez que respetas la dieta.

¿Especias en mi dieta? ¡Sí, gracias!

Los antiguos curanderos ya usaban especias 5.000 años a. C. Incluso Hipócrates, el padre de la medicina, tenía más de 300 remedios elaborados con especias y hierbas para distintas enfermedades. Así pues, está claro que las hierbas y las especias, además de dar sabor a nuestros platos, tienen múltiples beneficios para nuestra salud.

Beneficios

– Las especias están entre las fuentes más ricas de antioxidantes, tomando el peso como criterio de comparación, tienen más antioxidantes que muchas frutas y verduras.

– Las especias ayudan a reducir las grasas y azúcares en las dietas ya que añaden sabor a los platos sin añadir calorías no deseadas.

– Las especias ayudan a regular el tránsito intestinal y a reducir los gases que producen las comidas.

– Las especias fortalecen órganos tan importantes como el hígado o los riñones.

– Algunas especias tienen efectos anticoagulantes y antimicrobianos, como la canela, el orégano, el perejil, el eneldo, las hierbas provenzales o el jengibre.

– Especias como el jengibre, la albahaca, el ajo o la hierba limón tienen efectos antiinflamatorios.

– El cilantro facilita la digestión, el chile mejora los efectos metabólicos en el control del peso y el ajo reduce el colesterol y la presión sanguínea.

Y todas y cada una de las especias que hoy en día podemos encontrar en el mercado, tiene propiedades de las que tu salud puede beneficiarse, así pues, no temas cocinas con especias tus platos, al contrario, con la poca cantidad que estés usando para aderezarlos, estarás aportando grandes beneficios para tu salud.

Con la Lipodieta Diet21a, el uso de especias no está prohibido en ningún momento, así que aprovecha para aderezar la verdura o la carne, el pollo o el pescado a la plancha que cocines con tu especia o especias favoritas y… ¡buen provecho!

Stevia, el sustituto natural del azúcar

Qué es

La Stevia es un pequeño arbusto herbáceo que no suele sobrepasar los 80 cms de alto, de hoja perenne, y de la familia de los crisantemos y es originaria de la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil. Un dato curioso: la Stevia procede de la misma zona que la yerba mate (el té sudamericano), y por eso mismo se usaba para endulzar el mate desde tiempos inmemoriales, por tanto podría considerarse que la Stevia es el edulcorante natural más antiguo que se conoce.

La hoja de la Stevia es la parte más dulce de la planta y es donde residen sus propiedades terapéuticas. Sus flores son pequeñas y blancas, y no demasiado vistosas.

Hoy en día la Stevia se cultiva de forma intensiva para la fabricación del único edulcorante seguro, natural, y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como planta medicinal por sus propiedades curativas.

Indicaciones

Debido a que no afecta los niveles de azúcar sanguíneo, por el contrario, estudios han demostrado sus propiedades hipoglucémicas, mejora la tolerancia a la glucosa y es por eso que es recomendado para los pacientes diabéticos.

La Stevia es importante para la gente que desea perder peso, no solo porque les ayudará a disminuir la ingesta de calorías, sino porque reduce los antojos o la necesidad de estar comiendo dulces. A la Stevia también se le confieren propiedades para el control de la presión arterial, ya que tiene efecto vasodilatador, diurético y cardiotónico (regula la presión y los latidos del corazón).

Informe Nutricional

Calorías: 0
Grasas saturadas: 0
Azúcares: 0
Colesterol: 0
Total de carbohidratos: 0

Equivalencias

La Stevia en su forma natural es 15 veces más dulce que el azúcar de mesa (sucrosa) y el extracto es de 100 a 300 veces más dulce que el azúcar. En cuanto a equivalencias, 1 taza de azúcar equivale a 1 ½ a 2 cucharadas de la hierba fresca o ¼ de cucharadita del polvo de extracto.

Uso

La Stevia puede usarse en infusión y beberse como cualquier té o bien utilizar el preparado para endulzar otras bebidas o alimentos.

El extracto obtenido de la Stevia es usado como edulcorante de mesa y como aditivo para endulzar diversos tipos de preparados tales como bebidas, gaseosas, confituras, repostería, salsas, productos medicinales, de higiene bucal, gomas de mascar y golosinas.

Y por todos estos beneficios, en Lipodieta recomendamos la Stevia como edulcorante y puedes tomarla desde el inicio de tu dieta para endulzar tus bebidas o yogures desnatados. Y recuerda; puedes encontrar la Stevia en herbolarios o tiendas de productos dietéticos.

Tratamiento médico personalizado y seguridad

 

Como ya te hemos contado antes, con el método Lipodieta Diet21a se produce una pérdida de peso rápida pero de forma saludable y segura, ya que durante el tratamiento la dieta es variada y rica en vegetales y proteínas complementándose con aminoácidos de alto valor biológico.

Pero una de las cosas más importantes de nuestro método es que esa dieta está supervisada siempre médicamente.

Ya sabes que la obesidad y la grasa localizada no son sólo un problema estético, sino que influyen directamente en la salud de la persona que las padece. Por eso, el tratamiento de adelgazamiento Lipodieta está supervisado y controlado por un médico experto en dietología y nutrición.

Además, en Lipodieta Diet21a cada paciente es tratado de forma individualizada, tanto a nivel de dieta como de las pruebas complementarias que el médico pueda precisar. El médico acoplará la dieta tanto a tus gustos como a tus necesidades.

Para empezar a probar Lipodieta sólo tienes que Buscar tu médico más cercano para que te recete nuestro método y lo acople a tus necesidades para que consigas tu peso ideal.

Búscalo aquí:

 http://www.lipodieta.com/busca-tu-medico

Y si quieres más información o tienes dudas consúltanos!

Llámanos al: 966 444 931
O escribe a: [email protected]

 

 

Lipodieta: un método seguro y eficaz

En Lipodieta coseguimos que nuestros pacientes consigan su peso ideal con eficacia y seguridad. 

Ya sabes que con el método Lipodieta Diet21a puedes conseguir reducir hasta 3 tallas en 21 días. Muchos de las personas que acuden a Lipodieta han pasado antes por otro tipo de dietas sin ningún éxito.

La mayoría de los métodos de pérdida de peso hacen que el paciente tenga que sustituir comidas o pasar un hambre excesiva para luego tener un efecto rebote cuando se acaba esa dieta.

Una de las ventajas, entre otras, de Lipodieta es que no se sustituye la comida por ningún producto dietético, simplemente se suplementa con Diet21a, un suplemento de aminoácidos de alta biodisponibilidad.

 Además, todas las dietas que recomendamos en el método Lipodieta están testadas por el doctor Raffaele Pelo en su experiencia con el tratamiento de obesidad y sobrepeso en más de 4.500 pacientes. 

Así que no lo pienses más. Si quieres perder peso y decir adiós a la celulitis, prueba ya el método Lipodieta.

 

 

Bebida depurativa para la FASE 2 de Lipodieta

 
Hoy te proponemos una bebida depurativa para la FASE 2 del método Lipodieta.
Ya sabes que las bebidas depurativas sirven para eliminar toxinas y, de paso, limpiarte por dentro y ayudarte a absorber vitaminas.
 
Ingredientes:
– 1 piña
– 3 pepinos
– 3 vasos de agua mineralPreparación:

-Corta los pepinos.
-Pela la piña, córtala.
-Mezcla ambos con el agua y tritúralo todo en la batidora.
 
-Se recomienda beber un vaso en ayunas, otro antes de almorzar y otro antes de la cena.Propiedades: Desintoxica el organismo, favorece la reducción del colesterol y ayuda a aumentar la diuresis.

¿Combinas bien los alimentos?

La velocidad a la que se digieren y asimilan los diferentes alimentos depende del tipo de nutrientes que los componen, de la cantidad de fibra presente y de la composición del resto de alimentos presentes en el estómago e intestino durante la digestión.

Estos aspectos se valoran a través del índice glucémico de un alimento. Dicho índice es la relación entre el área de la curva de la absorción de la ingesta de 50 gr. de glucosa pura a lo largo del tiempo, con la obtenida al ingerir la misma cantidad de ese alimento.

El índice glucémico se determina mediante un proceso que se basa en tomar cada poco tiempo muestras de sangre a una persona a la que se le ha hecho consumir soluciones de glucosa pura unas veces y el alimento en cuestión otras. A pesar de ser bastante complicado de determinar, su interpretación es muy sencilla: los índices elevados implican una rápida absorción, mientras que los índices bajos indican una absorción pausada. Este índice es de gran importancia para los diabéticos, ya que deben evitar las subidas rápidas de glucosa en sangre.

Los alimentos de elevado índice glucémico pueden ocasionar problemas como que al aumentar rápidamente el nivel de glucosa en sangre se segrega insulina en grandes cantidades, pero como las células no pueden quemar adecuadamente toda la glucosa, el metabolismo de las grasas se activa y comienza a transformarla en grasas. Estas grasas se almacenan en la células del tejido adiposo. Nuestro código genético está programado de esta manera para permitirnos sobrevivir mejor a los períodos de escasez de alimentos. En una sociedad como la nuestra, en la que nunca llega el período de hambruna posterior al atracón, todas las reservas grasas se quedan sin utilizar y nos volvemos obesos.

Posteriormente, toda esa insulina que hemos segregado consigue que el azúcar abandone la corriente sanguínea y, dos o tres horas después, el azúcar en sangre cae por debajo de lo normal y pasamos a un estado de hipoglucemia. Cuando esto sucede, el funcionamiento de nuestro cuerpo y el de nuestra cabeza no están a la par, y sentimos la necesidad de devorar más alimento. Si volvemos a comer más carbohidratos, para calmar la sensación de hambre ocasionada por la rápida bajada de la glucosa, volvemos a segregar otra gran dosis de insulina, y así entramos en un círculo vicioso que se repetirá una y otra vez cada pocas horas.

Seguramente a estas alturas te estés preguntando de qué depende que los alimentos tengan un alto o bajo índice glucémico, ¿verdad? Pues te damos unas claves que seguro que te sorprenderán:

– Para empezar, dependerá del propio alimento en sí mismo. Por ejemplo, una zanahoria (rica en hidratos) tienen un IG más alto que un cacahuete. ¿A que no lo esperabas?

– Influirá la cantidad de fibra que aporte ese alimento o la comida en general.

– Un factor básico será la proporción de hidratos y proteína de la comida. Así que según combinemos, podrá variar el resultado final. Hay que tener en cuenta que los hidratos suben los niveles de glucosa y las proteínas los disminuyen.

– Algo curioso: si una fruta está más madura, mayor es su IG. Para evitarlo, hay que intentar no dejar que la fruta se pase de madura. Sucede lo mismo conla pasta y los cereales; cuanto más cocidos (cuando quedan pastosos), mayor es su índice glucémico.

¿Los alimentos light adelgazan?: desmentimos mitos

En nuestra sociedad hay muchas creencias erróneas acerca de la comida, de lo que es sano o lo que no se debe comer. En ocasiones, estos mitos están muy extendidos y son comúnmente aceptados porque parte de evidencias del pasado que la ciencia ha refutado pero que se mentienen en el imaginario común. Como que los alimentos light adelgazan cosa que no es cierta, simplemente tienen menos calorías.

    • Las vitaminas engordan.- Cada vez es más frecuente la ingesta de un suplemento vitamínico, sobre todo en determinadas épocas, para “ayudar al cuerpo”. Conviene recordar que estos no siempre son necesarios y que un exceso de algunas vitaminas podría ser también perjudicial.

Las vitaminas son esenciales para nuestro organismo y, aunque las denominadas liposolubles pueden provocar problemas si se toman en grandes cantidades, en ningún caso engordan puesto que no suponen aporte calórico alguno.

    • Las grasas no son sanas.- “La virtud es un término medio entre dos vicios”, ya lo dijo Aristóteles. Las grasas son una fuente esencial de energía e insustituible en algunos casos. El colesterol, sin ir más lejos, es clave en la síntesis de muchas hormonas y en la formación de las membranas celulares. Ahora bien, un consumo inadecuado de grasas, en especial de las saturadas, está asociado con varias enfermedades cardiovasculares.
    • Comer huevos es malo.- Su alto contenido en colesterol ha hecho de los huevos un alimento poco popular. Sin embargo, consuminos alrededor de 260 huevos por persona al año porque forman parte de una gran variedad de productos. Además, tienen nutrientes fundamentales.

A pesar de que sólo aportan unas 90 calorías, su yema lleva unos 225 mg de colesterol, a sólo 75 mg de la cantidad diaria recomendada en una dieta sana. Pero no se absorbe completamente así que sólo las personas con problemas de colesterol deben tener cuidado con ellos. Cuatro o cinco a la semana es una cantidad normal para personas sanas.

Fuente:Rtve

Tipos de cuerpo, tipos de grasa acumulada

Una de las ventajas principales del método Lipodieta es que es una dieta personalizada. Partiendo de la base de que el objetivo es perder peso, cada paciente puede tener unas necesidades diferentes y un objetivo diferente que alcanzar en cuanto a kilos se refiere.

También hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de cuerpo -en cuanto a forma-, y que, según el tipo de morfología, la grase puede acomularse en sitios diferentes.

Principalmente existen 3 tipos de cuerpos femeninos

CUERPO DE MANZANA: Este tipo de cuerpo acumula la grasa en la parte de arriba, principalmente en el abdomen y/ ó también en todo el cuerpo parejo.

El cuerpo de manzana cuando está con mucho soprepeso tiene mayor probabilidades de generar enfermedades cardiovasculares, hipertensión, etc. es el tipo de cuerpo con más riegos en cuestiones de salud.

CUERPO DE PERA: Este tipo de cuerpo acumula la grasa principalmente en los glúteos, caderas y piernas. Es el cuerpo promedio de las latinas, cuando tiene sobrepeso le es muy fácil de adelgazar, es el tipo de cuerpo que se regula fácilmente, teniendo como contra la retención de líquidos en los tobillos y pies.

CUERPO RECTANGULAR: Este tipo de cuerpo tiene aproximadamente la misma medida de su busto, cadera y cintura.

 

Cuándo comes es tan importante como qué comes

Si ganas o pierdes peso no solo depende de qué alimentos comes, sino también de cuándo los comes. Científicos del Instituto Salk para Estudios Biológicos (EE UU) han demostrado que mantener horarios regulares de las comidas e intercalar períodos de ayuno puede contrarrestar los efectos adversos de una dieta alta en grasas y prevenir la obesidad y la diabetes, además de mantener el hígado más sano. Sus conclusiones se publican en la revista Cell Metabolism.

En sus experimentos, Satchidananda Panda y sus colegas comprobaron que cuando a ratones con una dieta rica en grasas se les permite comer durante solo 8 horas al día, ingieren tanta cantidad de alimento como los que tienen acceso a la comida 24 horas, pero no desarrollan obesidad ni enfermedades metabólicas. Además, los roedores con horarios de comida restringidos muestran niveles de inflamación más bajos, y su hígado funcionaba mejor. “Cada órgano tiene un reloj”, aclaran los investigadores, que aseguran que hay momentos de máxima eficiencia de nuestros músculos, intestinos, estómago…, así como horas del día en las que están prácticamente en reposo. Estos ciclos metabólicos de los órganos del cuerpo resultan cruciales para la ruptura del colesterol y la producción de glucosa, y deberían tenerse en cuenta a la hora de decidir cuándo comer.

Según Panda, hay razones para pensar que nuestros patrones de alimentación han cambiado mucho en los últimos años, ya que la gente tiene acceso a los alimentos a cualquier hora, y la tendencia a trasnochar, incluso si es solo para ver la televisión, se acompaña del hábito de “picar algo”. Para comprender mejor la epidemia de obesidad, insiste el investigador, habría que analizar no solo qué comen las personas sino cuándo comen.

Fuente: muyinteresante.es