Caso real: pérdida de peso con Lipodieta

Hoy queremos compartir con vosotros la historia de una paciente del método Lipodieta que está compartiendo su experiencia a través de YouTube.

La paciente no solo explica por qué necesita perder peso y cómo tomó la decisión de dar el paso, si no que a partir del minuto 6 habla del método Lipodieta: qué es, cómo le está yendo, si tiene ansiedad, qué le parece el sabor cacao de Lipodieta Diet21a, cómo está tomándolo, etc.

Mariana ha perdido 5kg en dos semanas sin pasar hambre (podréis ver las tiras reales de peso) y ha decidido compartir fotos de su evolución.

Es realmente interesante y os invitamos a verlo a continuación.

Si deseas perder peso o que te informemos, no dudes en contactar con nosotros comentando este post, haciendo clic aquí, escribiéndonos a info@lipodieta.com o llamándonos al 966 444 931.

“Yo como por estrés”

¿Cuántas veces tú o alguien allegado a ti ha dicho que ha tenido un atracón de comer o ha comido mal por estrés? 

Quizás recuerdes que hablamos hace unos meses del hambre emocional y comer por estrés es uno de los síntomas de esta situación. Como lo consideramos una situación importante que conduce a una conducta inadecuada a la hora de comer y que puede causar el aumento de peso de forma drástica, queremos arrojar luz sobre el estrés.

estres-blog

Hoy en día la mayoría de las personas vivimos en un constante estado de alerta. Desde el momento en que nos despertamos hasta que finalmente termina el día y cerramos los ojos para dormir, literalmente, no paramos. El día entero se resume en mil cosas que queremos hacer y resolver a la vez sin contar lo que ya estamos planeando para el día siguiente… Y si esto lo repetimos día tras día, sin darnos tregua ni dedicarnos un momento para nosotros mismos, podemos llegar a un punto de quiebre y encontrarnos con el estrés.

Pero… ¿qué es el estrés?

“El estrés es el estado de cansancio mental que provoca la exigencia de un rendimiento superior al normal, provocando diversos trastornos físicos y mentales”.

En otras palabras, el estrés ha pasado a ser un estilo de vida. Vivimos en un constante ajetreo, exigiéndonos más lo que podemos y, peor aún, castigándonos por no ser capaces de ¨poder con todo¨. Esto no es sano… El estrés a estos niveles no es sano.

Causas del estrés

El estrés depende mucho de la persona y su capacidad para lidiar con las situaciones que le generan determinada tensión física o emocional. Lo que para algunos puede ser un evento de mucha importancia para otros es insignificante. A veces no se trata de la intensidad del evento sino de su duración en el tiempo lo que produce que la persona lo interprete de forma negativa generándose así estrés.

Los factores que causan estrés de pueden dividir en emocionales y físicos. Lo cierto es que muchos de estos factores son parte de nuestro día a día y a veces no nos damos cuenta del impacto que  tienen sobre nosotros. Y es justo en ese punto donde comenzamos a vivir estresados y ni siquiera nos damos cuenta.

Factores emocionales que causan estrés:

  • Mudanzas y obras en casa.
  • Exámenes y pruebas.
  • Problemas de pareja o familiares.
  • Desempleo
  • Muerte o enfermedad grave de un ser querido.
  • Retos o problemas laborales.
  • Discusiones laborales o familiares.
  • Atascos de tráfico.
  • Falta de tiempo para hacer las cosas.
  • Falta de tiempo para hacer aquello que nos gusta.

Factores físicos que causan de estrés:

  • Ruido molesto.
  • Malas posturas (sentado, acostado, caminando).
  • Temperaturas extremas.
  • Hambre.
  • Falta de sueño.
  • Hacinamiento.

Síntomas del estrés

Presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, diabetes, obesidad, depresión o ansiedad, problemas de la piel, problemas menstruales, diarrea o estreñimiento, mala memoria, dolores y achaques frecuentes, dolores de cabeza, falta de energía o concentración, problemas sexuales, cansancio, problemas para dormir o dormir demasiado, pérdida o aumento de peso, y un largo etc.

Es muy importante estar atento/a a aquellos síntomas que indiquen que podemos estar sufriendo de estrés, así será más fácil buscar una solución que nos ayude a superar la situación y por lo tanto el estrés. Y no lanzarnos a comer compulsivamente cuando lo único que obtenemos es un alivio momentáneo que está afectando muchísimo a nuestra salud.

Desde Lipodieta te recomendamos que si detectas que sufres estrés y no eres capaz de controlarlo, acudas a un profesional que pueda ayudarte a gestionarlo y que sobre todo no te engañes a ti mismo: comer de forma impulsiva, comer dulces o comer grandes cantidades no van a hacer que esa situación desaparezca.

En verano, ¡un buen helado!

Cuando llega la temporada de calor y especialmente el verano, se da por empezada oficialmente la temporada de helados. Y es que comer helados en verano es un capricho al alcance de todos, tanto niños como adultos, y aunque hoy en día los podemos comer en cualquier época del año, gracias a su poder refrescante, son estos los meses en los que más helado se consume en nuestro país.

A la hora de comernos un apetecible helado debemos tener en cuenta todo lo que le aportará a nuestro organismo; saludable y perjudicial prácticamente a partes iguales.

Helado de frutasSi durante el verano solemos realizar una vida más bien sedentaria, debemos tener presente que los helados son una fuente elevada de carbohidratos. Nos aportarán energía pero deberemos quemarla, por ejemplo, dando largos paseos, nadando, haciendo ejercicio en casa o en el gimnasio, etc.

Además de los carbohidratos, los helados son ricos en grasas saturadas, azúcares y lactosa, que si las consumimos en altas cantidades pueden afectarnos al colesterol aumentándolo sustancialmente.

Especial cuidado deben tener todas aquellas personas intolerantes a la lactosa ya que la gran mayoría de los helados está elaborado a base de lactosa, lo cual puede provocarnos malestar y problemas digestivos.

¡Pero no todo es perjudicial!

Los helados son una fuente de minerales, con un alto contenido en calcio y fósforo, algo que ayudará al mantenimiento de nuestros huesos.

También contienen muchas vitaminas, entre las que podemos encontrar del tipo A, C, D y E ademas de la vitamina K que es muy importante para la salud de nuestra sangre.

Para intentar minimizar los contras de comer helado, os damos una serie de consejos:

  • Sabores con frutas: la mayoría de helados que contienen frutas (mango, fresa, plátano, limón o coco, entre otros) engordan mucho menos que los formados a base de chocolate y otros dulces. Así que intentaremos elegir sabores frutales.
  • Naturales, mucho mejor: son muchas las heladerías que ofrecen helados elaborados de forma artesanal y natural, sin aditivos ni sabores artificiales. Este tipo de helado engorda muchísimo menos que los elaborados y envasados en fábricas.
  • Helado pequeño, dos veces bueno: no es necesario comerse el helado más grande de la heladería. Si los tomamos en pequeñas cantidades el volumen de calorías que acabará en nuestro cuerpo será mucho más reducido y aún así seguiremos disfrutando de este apetecible manjar.
  • Hecho en casa: hay infinidad de recetas para hacer helados de manera casera y en apenas 10 minutos. Podremos hacerlos de nuestro sabor favorito (sin olvidarnos de las frutas) y nos estaremos asegurando al 100% que está libres de aditivos, colorantes y conservantes, algo beneficioso para nuestro organismo.

Desde Lipodieta queremos que disfrutes al máximo del verano sin excesos y sin poner en riesgo tu salud.

Si deseas información puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

La fibra en nuestra alimentación

Incorporar fuentes ricas en fibra a nuestra alimentación es un acto saludable para nuestro organismo, facilitando todo el tránsito digestivo.

Los alimentos ricos en fibra deberían estar presentes en nuestra alimentación diaria, indistintamente de si estamos realizando una dieta o no, ya que nos aportará muchos beneficios, sobre todo al regular nuestra digestión y la evacuación.

fibraEn nuestro día a día podemos encontrar alimentos ricos en fibra, los cuales se dividen en dos tipos: insoluble y soluble. Os los explicamos a continuación:

Soluble: Este tipo de fibra, tal y como indica su nombre, se disuelve en el agua. Ofrece una gran sensación de saciedad, evitando sobrealimentarnos en exceso y manteniendo el apetito a raya. Suele ser el tipo de fibra más aconsejable para las dietas o para controlar el peso, pero no todo lo que reluce es oro… Al ser fibra soluble, puede absorber los ácidos gástricos lo cual conlleva a la irritación de la mucosa intestinal, reteniendo la absorción de nutrientes por parte de nuestro organismo.

Podemos encontrar fibra soluble en alimentos como las legumbres, verduras y frutas. También se encuentran en algunos cereales como la cebada, la avena y el centeno.

Insoluble: Es la fibra que nos encontramos en la gran mayoría de cereales integrales. Este tipo de fibra tiene el poder de absorber el agua en vez de disolverse en ella, provocando de este modo el aumento de su volumen. También aumenta el volumen de las heces, las ablanda y facilita su expulsión. 

Una de las mejores características de la fibra insoluble es su gran poder de absorción sobre líquidos y lo más importante, sobre tóxicos nocivos para nuestro organismo. Como curiosidad os diremos que la fibra insoluble al no poder ser atacada por nuestra flora intestinal, no fermenta. Esto se traduce en la no “producción” de gases por parte de nuestro estómago.

Nuestros complementos Lipodieta Diet21a sabor cacao y Lipodieta Diet21a sabor vainilla contienen una importante cantidad de fibras insolubles como la Inulina (glucosaminoglicanos), que favorecen el tránsito intestinal mejorando el estreñimiento y además tienen un efecto saciante.

Ante todo queremos remarcar la importancia de una dieta saludable y, a poder ser, rica en fibra ya que favoreceremos la digestión y absorción de todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo así como la expulsión de los no tan necesarios y perjudiciales.

En el apartado de recetas de nuestro blog podrás encontrar una gran variedad de alimentos ricos en fibra con los que ayudarás a tu cuerpo a mantenerse sano por dentro y por fuera. Puedes consultarlas haciendo clic aquí.

La importancia de beber agua

Por todos es bien sabido que es muy importante mantener el cuerpo hidratado durante todo el día. Lo que algunos desconocen es por qué debemos beber unos 2 litros de agua al día.

Comencemos por recordar que nuestro cuerpo está formado por un 60% de líquido, aproximadamente, lo que convierte al agua en un nutriente esencial para nosotros y algo indispensable para que nuestro organismo funcione correctamente.

Beber aguaAdemás de todos estos datos, hay una situación muy importante en la que el agua es nuestra aliada: la pérdida de peso.

Aunque hay muchos mitos y leyendas urbanas que aseguran que el agua no engorda y tampoco nos hace adelgazar, esto segundo no es del todo cierto, sino que más bien todo lo contrario.

El agua es un depurativo natural para nuestro organismo. Gracias a ella se eliminan toxinas y grasa ya que incrementa el consumo de calorías de nuestro cuerpo durante el día.

Por contrario que parezca, beber 2 litros de agua al día nos ayuda a eliminar líquidos, evitando la retención y logrando luchar con mayor efectividad contra este factor, uno de los más determinantes a la hora de ganar peso.

En Lipodieta además disponemos de un producto ideal para luchar contra la retención de líquidos. Lipodieta D-Tox.
Elaborado a base de un concentrado de plantas, ayuda a depurar nuestro organismo de toxinas, produce un efecto antioxidante y combinado con una dieta equilibrada y con el consumo adecuado de agua, anteriormente mencionado, favorece la eliminación de líquidos por parte de nuestro organismo.

Si deseas más información sobre Lipodieta D-Tox u otros productos Lipodieta, puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí o llamando al 966 444 931.

Las propiedades del Kiwi

Seguimos la serie sobre los alimentos y sus beneficios que iniciamos hablando del brócoli pero hoy le toca el turno a una fruta de temporada.

Es por todos sabido que las frutas en general son beneficiosas para nuestro organismo pero, ¿conocemos todas sus propiedades?

En el post de hoy desgranamos las propiedades y los beneficios del kiwi.

El kiwi es el fruto de una planta trepadora (y no un árbol, como la mayoría creíamos) originaria de Asia y cuyo nombre original es Actinidia deliciosa.

1280px-Actinidia_deliciosa_13_R

Destaca por su piel marrón recubierta de una capa de pelaje y un interior verde brillante e intenso junto al que encontramos sus semillas, unas pepitas de tonalidad negra en torno a un corazón blanquecino.

La mayor, pero no única, propiedad del kiwi es su elevado contenido de vitamina C. Para que os podáis hacer una idea, un kiwi tiene más del doble de vitamina C que una naranja.

A la vitamina C que encontraremos en su interior debemos sumarle la vitamina E, lo que nos aporta una fuente muy elevada de antioxidantes para nuestro cuerpo, manteniendo nuestras células jóvenes y sanas, además de ser un analgésico natural con el que reduciremos los síntomas de resfriados y acortaremos el tiempo de recuperación física.

descarga

Su contenido en agua y potasio y su bajo aporte calórico hacen de este fruto un alimento ideal para acompañar a nuestra dieta y contribuir a la pérdida de peso.

Su alto contenido en fibra nos ayudará a regular y mejorar nuestro tránsito intestinal, favoreciendo la digestión y evitando el estreñimiento. El kiwi es una de las frutas más digestivas que hay.

Al contener ácido fólico ayuda a prevenir y mejorar las anemias y reduce el riesgo de fallos cardiovasculares.

Conociendo ya sus puntos fuertes, llega la hora de los contras; y es que el kiwi y sobre todo su piel, suele ser un alérgeno frecuente.

Contienen la enzima proteolítica actidina, tóxica para las personas alérgicas a estas. Dicha enzima también la contienen las piñas o las papayas, así que si eres alérgic@ estas dos frutas, no deberías comer kiwis.

Cómo eliminar el peso ganado tras las Navidades

Durante las fiestas navideñas, seguro que habrás comido más de la cuenta o quizás hayas ingerido alimentos que engordan y al pesarte… has ganado algún kilo.

Pues bien, si es tu caso, no te pongas nervios@ ni te obsesiones con el peso. Ahora es el momento de cumplir con el eterno propósito y empezar una vida sana.

Con el método Lipodieta, conseguirás bajar peso de forma rápida, sana y bajo estricto control médico.

Con nuestro método no pasarás hambre mientras realizas el tratamiento, ya que no sustituyes comidas, sino que las complementas con Lipodieta Diet21a. Esto convierte el método Lipodieta en el tratamiento ideal para lograr perder peso sin sufrir la ansiedad provocada por el hambre.

peso_navidadCon el método Lipodieta, todo son beneficios:

  • Se realiza bajo supervisión médica.
  • Garantizada la rápida pérdida de peso.
  • No provoca flacidez.
  • Olvídate del efecto yoyo o rebote.
  • Personalización total del programa a seguir.
  • Elimina celulítis.
  • Sin necesidad de sustituir comidas.

Puedes localizar a tu médico profesional más cercano gracias al motor de búsqueda que incorpora nuestra web, haciendo clic aquí. Recuerda que el método Lipodieta es un tratamiento médico y debe estar supervisado estrictamente por un profesional médico.

El método Lipodieta también lo puedes complementar con Lipodieta Svelt, que ayuda a combatir la grasa localizada actuando directamente sobre ella e impidiend que se vuelva a formar. Con Lipodieta Svelt, además, contribuirás a eliminar los michelines y las famosas cartucheras.

Puedes adquirir Lipodieta Svelt directamente desde nuestra página web sin receta médica, haciendo clic aquí.

Como cualquier dieta equilibrada, deberemos acompañarla de ejercicio. Caminar y/o pasear, harán que nuestra dieta sea mucho más efectiva. Si no puedes apuntarte al gimnasio, recuerda que puedes realizar ejercicio directamente desde el salón de casa siguiendo los consejos que te ofrecemos en nuestro blog.

Esperamos haberte ayudado y ahora… ¡a por un 2015 saludable!

Los beneficios del brócoli

Queremos iniciar una serie en la que hablaremos de las propiedades de distintos alimentos que deben formar parte de nuestra alimentación. Empezamos con una verdura verde, el brócoli.Brócoli

De la familia de las brasicáceas (coliflor, col de Bruselas, repollo, etc.) el brócoli es una verdura ideal en general por todas las propiedades y beneficios que ofrece pero, sobre todo, es una verdura aconsejable para perder peso ya que es un alimento rico en nutrientes y muy bajo en calorías.

Su contenido alto en sales minerales, gracias al agua que contiene, junto con el calcio y la vitamina C que aporta a nuestro organismo, hacen del brócoli un alimento ideal que no puede faltar en nuestra base alimenticia, estemos o no a dieta.

Además, es un alimento ideal para hombres ya que gracias a su alto contenido en zinc ayuda al buen funcionamiento de la próstata. Pero evidentemente también es muy beneficioso para las mujeres, especialmente si están embarazadas, gracias al ácido fólico que aporta y que se hace prácticamente indispensable para las mujeres que pronto serán mamás.

Cabe destacar que el brócoli está muy recomendado para personas que sufren anemia por su gran aporte de hierro además de una gran ayuda a nuestro sistema inmunológico, haciéndolo más resistente a gripes y virus.

La mejor manera para preparar el brócoli es cociéndolo al vapor o hirviéndolo. Debemos lavarlo bajo un chorro de agua pero no ponerlo en remojo ya que se pierden buena parte de sus nutrientes.sopa de brócoli

Lo ideal es que el tiempo de cocción no supere los 5 minutos y una vez hervido puedes conservar el agua restante y tomarla, puesto que contiene valiosos nutrientes. Los expertos recomiendan tomar 3 tazas de caldo de brócoli a la semana, algo que mejorará sustancialmente nuestras defensas y nuestro organismo en general.

Una vez listo, podremos preparar sopas, cremas o ensaladas… ¡riquísimas!

Merluza al horno con verduras

Para todas aquellas personas que hayan terminado el método Lipodieta, o para aquellas que desean cuidarse y comer sano, hoy os vamos a explicar cómo preparar un plato muy sencillo, saludable y suculento a la vez.

Merluza al horno salteado con verduras.

La merluza es un pescado blanco bajo en grasas e indicado especialmente para personas cuyo colesterol deba disminuir.

También está indicada para dietas hipocalóricas y con el objetivo de bajar peso.

Además es un alimento rico en proteínas y vitaminas, sobretodo del tipo B (B1, B2, B3, B9 Y B12), así como rico en ácido fólico y minerales que nuestro organismo necesita.

Para la preparación de este plato para 4 personas necesitaremos:

merluza con verduras– Unas seis rodajas de merluza, o bien una pieza de unos 1.200 gramos.

– Dos dientes de ajo.

– Dos puerros (o una cebolla).

– Un vasito de vino blanco, unos 100 ml.

– Un calabacín.

– Dos zanahorias.

– Dos patatas medianas.

– Unos 50 ml. de aceite de oliva.

También podemos añadir un poco de caldo de pescado y perejil picado por encima de la merluza.

Preparación:

  1. Precalentamos el horno a 180°.
  2. Limpiamos la merluza, retirando la cabeza.
  3. Cortamos las zanahorias, los puerros, el calabacín y las patatas en juliana y le añadimos el ajo picado.
  4. Colocamos las verduras en una fuente apta para el horno y añadimos el aceite de oliva por encima.
  5. Colocamos la merluza sobre las verduras y a continuación añadiremos el vino blanco por encima. Opcionalmente también podemos añadir el caldo de pescado y el perejil picado por encima de la merluza.

Una vez el horno esté caliente, introducimos la fuente en el horno y lo dejaremos hornear durante unos 30 minutos, y ¡listo para servir!

Ejercicio y alimentación sana, básicos para el corazón

El estado de nuestro corazón repercute directamente en todo nuestro organismo, para bien o para mal, así que debemos saber qué hacer para cuidarlo y mantenerlo en las condiciones óptimas para su mejor funcionamiento y rendimiento.

Al ser un músculo que se adapta perfectamente a la actividad física, realizando unos 45 minutos de ejercicio a diario, reforzaremos la fortaleza de nuestro corazón haciéndolo mucho más resistente a posibles problemas cardíacos y ralentizar muchos de los cambios que se producen en nuestro corazón con el paso de los años.

CorazónEn cambio, llevar una vida sedentaria y una alimentación desequilibrada, pueden llevarnos a padecer problemas en nuestro sistema cardiovascular, siendo una de las primeras causas de muerte en edades intermedias en los países desarrollados.

Por otra parte, el segundo factor ideal para mantener nuestro corazón sano es mantener una alimentación saludable.

Debemos evitar en la medida de lo posible la ingesta de alimentos que contengan grasas saturadas. Estas se encuentran principalmente en alimentos de origen animal, así como en alimentos lácteos sin descremar como la mantequilla, los huevos, la leche, etc.

Podemos sustituir las grasas saturadas por las que no lo son, principalmente con alimentos derivados del girasol, la oliva, el cacahuete, …

Manteniendo una alimentación equilibrada con la dieta mediterránea y realizando un poco de ejercicio diario, ayudaremos a nuestro corazón y a todo nuestro organismo a mantenerse en forma.