Frutas y verduras de diciembre

Seguramente os ha pasado alguna vez lo siguiente: leéis una receta y os apetece una comida concreta y os preguntáis: ¿y esta verdura ahora la puedo encontrar o no es temporada? Y probablemente os haya sucedido lo mismo con las frutas, ¿me equivoco?

Pues para eliminar las dudas, en este post os voy a hacer una lista de las frutas y verduras de diciembre y saber así cuáles son las de esta temporada realmente.

Además, os facilitaré un enlace a todas las recetas que hay en este blog y están elaboradas con la fruta o verdura de la lista. Para ver las recetas, tan solo debes hacer clic sobre la imagen.

VERDURAS

Alcachofa

Alcachofa

Acelgas

Acelgas

Apio

Apio

brocoli

Brócoli

Calabaza

Calabaza

Cebolla

Cebolla

Coles de bruselas

Col de bruselas

Coliflor

Coliflor

Endibia

Endibia

Escarola

Escarola

Espinacas

Espinacas

lechuga

Lechuga

lombara

Lombarda

Nabo

Nabo

Pimiento rojo

Pimiento rojo

Puerro

Puerro

Remolacha

Remolacha

Repollo

Repollo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zanahorias

Zanahorias

FRUTAS

Aguacate

Aguacate

Chirimoya

Chirimoya

Granada

Granada

 

 

 

 

Limón

Limón

Mandarina

Mandarina

Manzana

Manzana

 

 

 

 

Naranjas

Naranjas

Pera amarilla

Pera amarilla

Piña

Piña

 

 

 

 

Plátano

Plátano

Pomelo

Pomelo

Uvas

Uvas

 

 

 

 

Esperamos que te atrevas a cocinar alguna de nuestras recetas sanas y equilibradas y te invitamos a compartir tus comentarios y fotografías de los platos aquí debajo.

Fuente: http://www.elgranero.com

Qué comer en verano

Con la llegada del verano y el calor, nuestro cuerpo necesita aporte extra de agua, minerales, antioxidantes y vitaminas para poder seguir desarrollando una actividad normal sin sufrir las consecuencias de la pérdida de estos elementos de nuestro organismo debido, como comentábamos y en su mayor parte, al calor y la deshidratación.

Es por ello que, durante el verano, debemos cuidar más nuestra alimentación y conseguir restaurar el equilibrio en nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera.

Qué comer en verano

Para lograr ese equilibrio la madre naturaleza nos pone las cosas sencillas, acercando a nuestra alimentación productos típicos de meses estivales, como frutas y verduras ricas en agua, vitaminas, minerales y todo lo que nuestro organismo (o gran parte de ello) necesita en su día a día.

En mercados, fruterías y supermercados, podremos encontrar los típicos alimentos veraniegos: melón, sandía, cerezas, hortalizas y tomates para poder elaborar un rico y nutritivo gazpacho, pescado, y un largo etcétera.

Con una dieta rica en frutas y verduras aportaremos a nuestro organismo una fuente muy importante de nutrientes para nuestra piel, manteniéndola hidratada y logrando frenar los ataques del sol sobre ella.

Es cierto que la fruta es necesaria durante todo el año y no solamente durante los meses de verano, pero si bien también está demostrado científicamente que las frutas contienen un porcentaje de agua más elevado en esta época del año. Y esto, nuestro cuerpo lo agradecerá.

No debemos pensar que por el solo hecho de comer fruta estaremos lo suficientemente hidratados, es por ello que lo deberemos complementar con la ingesta de líquidos de manera abundante, ya que nuestro cuerpo los pierde de manera muy acelerada debido al calor.

Con todos estos alimentos, podrás elaborar unas ricas recetas como las que tenemos en nuestro blog. Haz clic aquí (Recetas Dieta Fase A), aquí (Recetas Dieta Fase B) y aquí (Recetas Dieta Fase C) para verlas y… ¡empieza a disfrutar de platos sanos, frescos e hidratantes!

RECUERDA que si estás siguiendo el método Lipodieta y estás en la Fase A, no puedes ingerir ninguna fruta hasta que tu médico no te autorice el cambio de fase.

Qué comer en otoño

En el post de hoy vamos a hablar de la alimentación de temporada, que ofrece múltiples beneficios no solo para nuestro organismo sino también para la naturaleza. Comer productos estacionales es una garantía para una dieta saludable y para contribuir a un planeta sostenible.

comer-en-otono

Antiguamente, los seres humanos tenían que conformarse con comer solo los productos producidos por la tierra en esa época del año. Sin embargo, la revolución industrial hizo que pudiésemos comer de todo en cualquier época del año.

A pesar de las ventajas que esto pueda suponer, existen una serie de inconvenientes que tendríamos que tener en cuenta a la hora de decidir qué comemos ya que comer alimentos fuera de su estación contamina más y no nos garantiza que estamos recibiendo todos los nutrientes necesarios.

Por el contrario, consumir frutas y verduras de temporada no sólo nos asegura que estaremos comiéndolas en su mejor momento y cuando la relación calidad-precio es mejor, sino que además están llenas de nutrientes.

Los alimentos mantienen intactos todos su sabor, textura y olor, por lo que son más sabrosos y sanos. Además, son más ecológicos porque al consumir productos de temporada estamos reduciendo el gasto energético ya que no se necesita tanto gasto en distribución ni almacenaje.

Y por si esto fuera poco, la alimentación de temporada es más barata lo cual no viene nada mal en los tiempos que corren. Como hay más cantidad de productos los precios bajan y podemos disfrutar de frutas y verduras de calidad a un precio más reducido.

En otoño, nuestro objetivo fundamental se convierte el de prevenir enfermedades como los catarros y la alimentación de temporada nos puede ayudar en esa meta.

Existen verduras y hortalizas en esta época del año que contienen grandes cantidades de vitamina A. Un menú a base de ensalada de endibias, crema de calabaza y unos caquis de postre se puede convertir en un gran aliado para evitar los resfriados.

En la cocina de otoño no pueden faltar también las setas o las alcachofas las cuales además de sanas suelen ser ingredientes fundamentales en las dietas para bajar de peso. Lo mismo ocurre con la dorada o el emperador, que se encuentran en su punto álgido en este momento del año y que nos aportan todos los beneficios del pescado azul como pueden ser los poliinsaturados, sobre todo el omega 3.

Así que ya sabéis, adelgazar y adquirir unos hábitos de alimentación correctos no está reñido con la apuesta por un mundo más sostenible y con la calidad de la alimentación.