La fibra en nuestra alimentación

Incorporar fuentes ricas en fibra a nuestra alimentación es un acto saludable para nuestro organismo, facilitando todo el tránsito digestivo.

Los alimentos ricos en fibra deberían estar presentes en nuestra alimentación diaria, indistintamente de si estamos realizando una dieta o no, ya que nos aportará muchos beneficios, sobre todo al regular nuestra digestión y la evacuación.

fibraEn nuestro día a día podemos encontrar alimentos ricos en fibra, los cuales se dividen en dos tipos: insoluble y soluble. Os los explicamos a continuación:

Soluble: Este tipo de fibra, tal y como indica su nombre, se disuelve en el agua. Ofrece una gran sensación de saciedad, evitando sobrealimentarnos en exceso y manteniendo el apetito a raya. Suele ser el tipo de fibra más aconsejable para las dietas o para controlar el peso, pero no todo lo que reluce es oro… Al ser fibra soluble, puede absorber los ácidos gástricos lo cual conlleva a la irritación de la mucosa intestinal, reteniendo la absorción de nutrientes por parte de nuestro organismo.

Podemos encontrar fibra soluble en alimentos como las legumbres, verduras y frutas. También se encuentran en algunos cereales como la cebada, la avena y el centeno.

Insoluble: Es la fibra que nos encontramos en la gran mayoría de cereales integrales. Este tipo de fibra tiene el poder de absorber el agua en vez de disolverse en ella, provocando de este modo el aumento de su volumen. También aumenta el volumen de las heces, las ablanda y facilita su expulsión. 

Una de las mejores características de la fibra insoluble es su gran poder de absorción sobre líquidos y lo más importante, sobre tóxicos nocivos para nuestro organismo. Como curiosidad os diremos que la fibra insoluble al no poder ser atacada por nuestra flora intestinal, no fermenta. Esto se traduce en la no “producción” de gases por parte de nuestro estómago.

Nuestros complementos Lipodieta Diet21a sabor cacao y Lipodieta Diet21a sabor vainilla contienen una importante cantidad de fibras insolubles como la Inulina (glucosaminoglicanos), que favorecen el tránsito intestinal mejorando el estreñimiento y además tienen un efecto saciante.

Ante todo queremos remarcar la importancia de una dieta saludable y, a poder ser, rica en fibra ya que favoreceremos la digestión y absorción de todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo así como la expulsión de los no tan necesarios y perjudiciales.

En el apartado de recetas de nuestro blog podrás encontrar una gran variedad de alimentos ricos en fibra con los que ayudarás a tu cuerpo a mantenerse sano por dentro y por fuera. Puedes consultarlas haciendo clic aquí.

Pez espada Baja California

Hoy le toca el turno a una receta diferente, una receta extraída de la cocina tex-mex, que es aquella que mezcla platos de la cocina mexicana y texana y que se caracteriza por tener un sabor fuerte.

En este caso, la receta que os explicamos es muy sana y puedes comerla a partir del día 15 de tu tratamiento de Lipodieta Diet21a.

El tiempo de preparación del Pez espada Baja California es de 20 minutos y requiere tan solo 8 minutos de cocción.

Ingredientes para 4 personas:

4 rodajas de pez espada (unos 200g por persona)
24 tomates pequeños frescos (sobre todo que sean frescos, no uses en conserva porque tiene muchos azúcares añadidos)
Aceite de oliva virgen
5g de cilantro o perejil fresco
2 cebollas frescas
Sal yodada
Pimienta

Preparación:

1. Enjuaga las rodajas de pez espada con agua fría y sécalas.
2. Limpia las cebollas y córtalas en aros.
3. Lava, seca y pica el cilantro (o perejil).
4. Lava los tomates frescos y córtalos en dados.
5. Mezcla en un bol los tomates, el cilantro (o perejil), las cebollas y aderézalo con una cucharada de aceite, sal y pimienta.
6. Dora en un par de cucharadas de aceite las rodajas de pescado durante 2-3min a fuego vivo.
7. Cubre el pescado con el condimento y añade si te gusta un chile fresco cortado en anillos.
8. Sazónalo todo con hojas de cilantro o perejil y… ¡listo para servir!

Recuerda…

  • Puedes comerla a partir del día 15 de la dieta, pues el tomate y la cebolla tienen carbohidratos y no te permitirían entrar en cetosis si los tomas antes del día especificado en estas cantidades.
  • El aceite debe ser de oliva virgen y no emplees más del que te especificamos.
  • Los tomates deben ser frescos, como ya hemos comentado, si usas los tomates en conserva, estarás añadiendo azúcares a la receta y romperás la cetosis.
  • Puedes sustituir el pez espada por cualquier otro pescado, verás que queda igual de rico.
  • Si no quieres que el plato tenga un poco de picante, no añadas el chile del paso 7.

Salteado de salmón con verduras

La receta de hoy es muy sencilla de preparar, solo necesitarás 25 minutos para preparar 4 raciones.

Lo mejor de esta receta es que es muy completa, muy sabrosa y cada ración solo contiene 215 calorías.

Ingredientes:

1 cucharada de aceite
1 trozo de 5cm de jenjibre rallado
450 gramos de salmón sin piel cortado a dados
1 manojo de cebollas tiernas cortadas a tiras de aprox. 4cm de largo
150ml de caldo vegetal
250 gramos de mezcla de ensaladas
2 cucharadas de salsa suave de soja sin azúcar (si no la encuentras sin azúcar, puedes usar como alternativa y según tu gusto, dos cucharadas de zumo de limón o de mostaza de Dijón)

Preparación:

  1. Calienta la cucharada de aceite en una sartén y agrega el jenjibre. Cuécelo durante 3 minutos removiendo contínuamente.
  2. Sazona el salmón con el jenjibre, añádelo a la sartén y déjalo cocer durante 5 minutos, removiendo una vez, hasta que esté listo y empiece a desmigarse (según la potencia del fuego, puede tardar algo más de 5 minutos).
  3. Retirar el salmón de la sartén y reservar en caliente. Agregar las cebollas tiernas a la sartén y saltearlas durante 3-4 minutos.
  4. Verter el caldo y llevar a ebullición. Añadir la ensalada y dejar cocer unos instantes.
  5. Devolver el salmón a la sartén junto con la salsa de soja y servir directamente de la sartén.

Te recomendamos…

  • El aceite que uses debe ser de oliva extra.
  • No es necesario incoporar sal a la receta, pero si lo hicieras, recuerda que debe ser sal yodada.
  • Si te gusta cocinar, puedes hacer el caldo vegetal tú mism@, pero si lo prefieres, puedes comprarlo en brick. Opta por uno que tenga pocas grasas.
  • Si añades a la mezcla de lechugas unpoco de col lombarda, le dará un toque crujiente al plato.