Caso real: pérdida de peso con Lipodieta

Hoy queremos compartir con vosotros la historia de una paciente del método Lipodieta que está compartiendo su experiencia a través de YouTube.

La paciente no solo explica por qué necesita perder peso y cómo tomó la decisión de dar el paso, si no que a partir del minuto 6 habla del método Lipodieta: qué es, cómo le está yendo, si tiene ansiedad, qué le parece el sabor cacao de Lipodieta Diet21a, cómo está tomándolo, etc.

Mariana ha perdido 5kg en dos semanas sin pasar hambre (podréis ver las tiras reales de peso) y ha decidido compartir fotos de su evolución.

Es realmente interesante y os invitamos a verlo a continuación.

Si deseas perder peso o que te informemos, no dudes en contactar con nosotros comentando este post, haciendo clic aquí, escribiéndonos a info@lipodieta.com o llamándonos al 966 444 931.

Qué comer en verano

Con la llegada del verano y el calor, nuestro cuerpo necesita aporte extra de agua, minerales, antioxidantes y vitaminas para poder seguir desarrollando una actividad normal sin sufrir las consecuencias de la pérdida de estos elementos de nuestro organismo debido, como comentábamos y en su mayor parte, al calor y la deshidratación.

Es por ello que, durante el verano, debemos cuidar más nuestra alimentación y conseguir restaurar el equilibrio en nuestro cuerpo, tanto por dentro como por fuera.

Qué comer en verano

Para lograr ese equilibrio la madre naturaleza nos pone las cosas sencillas, acercando a nuestra alimentación productos típicos de meses estivales, como frutas y verduras ricas en agua, vitaminas, minerales y todo lo que nuestro organismo (o gran parte de ello) necesita en su día a día.

En mercados, fruterías y supermercados, podremos encontrar los típicos alimentos veraniegos: melón, sandía, cerezas, hortalizas y tomates para poder elaborar un rico y nutritivo gazpacho, pescado, y un largo etcétera.

Con una dieta rica en frutas y verduras aportaremos a nuestro organismo una fuente muy importante de nutrientes para nuestra piel, manteniéndola hidratada y logrando frenar los ataques del sol sobre ella.

Es cierto que la fruta es necesaria durante todo el año y no solamente durante los meses de verano, pero si bien también está demostrado científicamente que las frutas contienen un porcentaje de agua más elevado en esta época del año. Y esto, nuestro cuerpo lo agradecerá.

No debemos pensar que por el solo hecho de comer fruta estaremos lo suficientemente hidratados, es por ello que lo deberemos complementar con la ingesta de líquidos de manera abundante, ya que nuestro cuerpo los pierde de manera muy acelerada debido al calor.

Con todos estos alimentos, podrás elaborar unas ricas recetas como las que tenemos en nuestro blog. Haz clic aquí (Recetas Dieta Fase A), aquí (Recetas Dieta Fase B) y aquí (Recetas Dieta Fase C) para verlas y… ¡empieza a disfrutar de platos sanos, frescos e hidratantes!

RECUERDA que si estás siguiendo el método Lipodieta y estás en la Fase A, no puedes ingerir ninguna fruta hasta que tu médico no te autorice el cambio de fase.

Disfruta del verano haciendo ejercicio

Es normal estar deseando la llegada de las vacaciones para hacer un paréntesis en nuestro día a día, descansar y reponer pilas.

Pero no debemos olvidarnos de que, aún sin cometer excesos, el verano es una de aquellas épocas del año en la cual podemos ver cómo nuestro volumen corporal aumenta debido a que dejamos de practicar deporte, mantenemos una rutina más sedentaria y consumimos más alimentos calóricos (alcohol, helados, comida rápida, etc) que no quemamos durante el día.

shutterstock_156243773Es por ello que os queremos explicar varias propuestas para hacer deporte y quemar ese extra de calorías sin apenas daros cuenta y mientras disfrutáis del verano, ya que muchos de estos ejercicios son típicas acciones de época estival.

A continuación os mostramos algunas de ellas:

  • Nadar: si vas a la playa o a la piscina, normalmente acabarás dándote un chapuzón y nadando un poco. Debes saber que nadar es uno de los deportes con los que más calorías se quema, ya que se calcula que dentro del agua nuestros músculos realizan 5 veces más esfuerzo que fuera de ella. 1 hora nadando, a un ritmo suave, equivale a 500 calorías quemadas.
  • Senderismo: si eres más de paseos bajo los árboles y por caminos forestales, también es un buen momento para eliminar calorías. Caminar por senderos con cambios de desnivel durante 1 hora pueden hacernos eliminar unas 450 calorías.
  • Bicicleta: la bicicleta, además de ser un medio de transporte típico en verano, es una gran aliada para combatir esos pequeños excesos que se van cometiendo casi sin darnos cuenta. Un paseo de 60 minutos pedaleando suponen 350 calorías menos en nuestro cuerpo.

Además de todas estas opciones, si estás visitando a pie un pueblo o ciudad, también estás favoreciendo la eliminación de calorías, ya que mientras tomas fotos o visitas monumentos irás quemando unas 150 calorías por hora.

Desde Lipodieta queremos recordarte que aún estando de vacaciones no debes olvidar hacer una dieta equilibrada y beber mucha agua para mantenerte siempre bien hidratado.

Y un consejo: si a tu botella o botellín de agua le añades Lipodieta D-Tox, te estarás hidratando a la vez que consigues drenar toxinas y eliminar de forma más efectiva los líquidos retenidos por tu cuerpo.

Si has encontrado interesante esta información, te recomendamos este post: http://www.lipodieta.com/blog/hacer-deporte-en-verano-y-con-calor/ en el que encontrarás más información acerca de la práctica del deporte en los meses de verano.

En verano, ¡un buen helado!

Cuando llega la temporada de calor y especialmente el verano, se da por empezada oficialmente la temporada de helados. Y es que comer helados en verano es un capricho al alcance de todos, tanto niños como adultos, y aunque hoy en día los podemos comer en cualquier época del año, gracias a su poder refrescante, son estos los meses en los que más helado se consume en nuestro país.

A la hora de comernos un apetecible helado debemos tener en cuenta todo lo que le aportará a nuestro organismo; saludable y perjudicial prácticamente a partes iguales.

Helado de frutasSi durante el verano solemos realizar una vida más bien sedentaria, debemos tener presente que los helados son una fuente elevada de carbohidratos. Nos aportarán energía pero deberemos quemarla, por ejemplo, dando largos paseos, nadando, haciendo ejercicio en casa o en el gimnasio, etc.

Además de los carbohidratos, los helados son ricos en grasas saturadas, azúcares y lactosa, que si las consumimos en altas cantidades pueden afectarnos al colesterol aumentándolo sustancialmente.

Especial cuidado deben tener todas aquellas personas intolerantes a la lactosa ya que la gran mayoría de los helados está elaborado a base de lactosa, lo cual puede provocarnos malestar y problemas digestivos.

¡Pero no todo es perjudicial!

Los helados son una fuente de minerales, con un alto contenido en calcio y fósforo, algo que ayudará al mantenimiento de nuestros huesos.

También contienen muchas vitaminas, entre las que podemos encontrar del tipo A, C, D y E ademas de la vitamina K que es muy importante para la salud de nuestra sangre.

Para intentar minimizar los contras de comer helado, os damos una serie de consejos:

  • Sabores con frutas: la mayoría de helados que contienen frutas (mango, fresa, plátano, limón o coco, entre otros) engordan mucho menos que los formados a base de chocolate y otros dulces. Así que intentaremos elegir sabores frutales.
  • Naturales, mucho mejor: son muchas las heladerías que ofrecen helados elaborados de forma artesanal y natural, sin aditivos ni sabores artificiales. Este tipo de helado engorda muchísimo menos que los elaborados y envasados en fábricas.
  • Helado pequeño, dos veces bueno: no es necesario comerse el helado más grande de la heladería. Si los tomamos en pequeñas cantidades el volumen de calorías que acabará en nuestro cuerpo será mucho más reducido y aún así seguiremos disfrutando de este apetecible manjar.
  • Hecho en casa: hay infinidad de recetas para hacer helados de manera casera y en apenas 10 minutos. Podremos hacerlos de nuestro sabor favorito (sin olvidarnos de las frutas) y nos estaremos asegurando al 100% que está libres de aditivos, colorantes y conservantes, algo beneficioso para nuestro organismo.

Desde Lipodieta queremos que disfrutes al máximo del verano sin excesos y sin poner en riesgo tu salud.

Si deseas información puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

La importancia de beber agua

Por todos es bien sabido que es muy importante mantener el cuerpo hidratado durante todo el día. Lo que algunos desconocen es por qué debemos beber unos 2 litros de agua al día.

Comencemos por recordar que nuestro cuerpo está formado por un 60% de líquido, aproximadamente, lo que convierte al agua en un nutriente esencial para nosotros y algo indispensable para que nuestro organismo funcione correctamente.

Beber aguaAdemás de todos estos datos, hay una situación muy importante en la que el agua es nuestra aliada: la pérdida de peso.

Aunque hay muchos mitos y leyendas urbanas que aseguran que el agua no engorda y tampoco nos hace adelgazar, esto segundo no es del todo cierto, sino que más bien todo lo contrario.

El agua es un depurativo natural para nuestro organismo. Gracias a ella se eliminan toxinas y grasa ya que incrementa el consumo de calorías de nuestro cuerpo durante el día.

Por contrario que parezca, beber 2 litros de agua al día nos ayuda a eliminar líquidos, evitando la retención y logrando luchar con mayor efectividad contra este factor, uno de los más determinantes a la hora de ganar peso.

En Lipodieta además disponemos de un producto ideal para luchar contra la retención de líquidos. Lipodieta D-Tox.
Elaborado a base de un concentrado de plantas, ayuda a depurar nuestro organismo de toxinas, produce un efecto antioxidante y combinado con una dieta equilibrada y con el consumo adecuado de agua, anteriormente mencionado, favorece la eliminación de líquidos por parte de nuestro organismo.

Si deseas más información sobre Lipodieta D-Tox u otros productos Lipodieta, puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí o llamando al 966 444 931.

La retención de líquidos

El aumento de peso de manera inexplicable, hinchazón en algunas partes del cuerpo como tobillos o en las piernas y el aumento de tamaño en la zona abdominal, son algunos de los síntomas visibles de que nuestro cuerpo está reteniendo líquido.

Retención líquidoPero, ¿por qué nos ocurre esto?

Nuestro cuerpo está constantemente equilibrando la cantidad de líquido que retiene con la finalidad de mantenerlos a un nivel constante e idóneo para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

El problema está en que nuestro organismo comienza a acumular líquido en los tejidos de nuestro cuerpo y no es capaz de eliminar este exceso de líquido por sí solo.

Una mala alimentación, exceso de sal y alimentos ricos en sodio, grandes cambios hormonales provocados por el embarazo o la menopausia y posiblemente enfermedades de origen hepático, cardíaco o renal, son algunos de los factores que llevan a nuestro cuerpo a comportarse de esta manera y a comenzar a retener gran parte del líquido que ingerimos.

¿Qué podemos hacer para compensar la retención excesiva de líquido?

  • Bebe agua: Por contradictorio que parezca, una de las maneras de luchar contra la retención de líquido es bebiendo mucha agua. Dos litros diarios ayudarán a reactivar el proceso de eliminación del líquido retenido por nuestro cuerpo.
  • Más potasio y menos sodio: Elimina de tu base alimenticia todos aquellos alimentos con medias/altas cantidades de sodio, cambiándolos por alimentos ricos en potasio como son las verduras, el arroz, la fruta (sobre todo todas aquellas con alto contenido de líquido), las patatas, la soja y alimentos derivados de la leche (siempre teniendo en cuenta los alimentos que puedes ingerir siguiendo el método Lipodieta).
  • Ejercicio: ejercitar nuestro cuerpo, aunque solo sea dando largos paseos, reactivará la circulación de nuestro cuerpo, especialmente en las piernas y también facilitará el correcto funcionamiento de nuestros riñones. Todo ello hará disminuir el líquido que hemos retenido.

Lipodieta D-Tox

Además de todos los consejos y recomendaciones antes mencionadas, el suplemento Lipodieta D-Tox es ideal para ayudarte a combatir la retención de líquidos.

Lipodieta D-Tox es un concentrado a base de plantas que favorece la eliminación de toxinas, la depuración del organismo y que ofrece un importante efecto antioxidante.

Si deseas más información o adquirir Lipodieta D-Tox en nuestra tienda online, haz clic aquí.

Salteado de setas y ajetes con huevo poche

Queremos compartiros hoy una receta perfecta para aquellos que hayáis empezado el método Lipodieta recientemente.

Es una receta para la fase 1 que está muy rica y que, además, puede comer cualquier persona (esté, o no, a dieta).

¡Esperamos que os guste!

Hoy en día podemos encontrar setas variadas en conserva, desecadas, congeladas… Son preferibles las congeladas ya que conservan mejor los nutrientes.

Setas y ajetesPelar y cortar en rodajitas los ajetes. En una sartén con unas gotitas de aceite saltear los ajetes. Incorporar las setas (congeladas, no necesitan descongelación previa) y dejar que pierdan toda el agua. Una vez estén listas podemos aromatizar a gusto con tomillo, hiervas provenzales, orégano…

Para el huevo: O bien lo prepararemos en tortilla a la francesa o si queremos algo más sofisticado lo haremos pochado.

Huevo poche: Poner un cacillo con agua a hervir. Una vez empiece a burbujear, apagamos el fuego, removemos el agua como si se tratase de un remolino y dejamos caer en el centro del mismo el huevo (sin cáscara). Esto permitirá a la clara envolver la yema y que esta quede jugosa. Volvemos a llevar el cacillo al fuego (fuego lento) y lo dejamos de 2 a 4 minutos (el punto de cocción depende del gusto de cada uno).

Para la presentación: colocamos las setas con los ajetes en la base del plato y encima el huevo con un par de escamas de sal, unas gotitas de aceite de oliva virgen extra y un par de ramitas de cebollino fresco.

Si deseas más información sobre el método Lipodieta, puedes ponerte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

Las propiedades del Kiwi

Seguimos la serie sobre los alimentos y sus beneficios que iniciamos hablando del brócoli pero hoy le toca el turno a una fruta de temporada.

Es por todos sabido que las frutas en general son beneficiosas para nuestro organismo pero, ¿conocemos todas sus propiedades?

En el post de hoy desgranamos las propiedades y los beneficios del kiwi.

El kiwi es el fruto de una planta trepadora (y no un árbol, como la mayoría creíamos) originaria de Asia y cuyo nombre original es Actinidia deliciosa.

1280px-Actinidia_deliciosa_13_R

Destaca por su piel marrón recubierta de una capa de pelaje y un interior verde brillante e intenso junto al que encontramos sus semillas, unas pepitas de tonalidad negra en torno a un corazón blanquecino.

La mayor, pero no única, propiedad del kiwi es su elevado contenido de vitamina C. Para que os podáis hacer una idea, un kiwi tiene más del doble de vitamina C que una naranja.

A la vitamina C que encontraremos en su interior debemos sumarle la vitamina E, lo que nos aporta una fuente muy elevada de antioxidantes para nuestro cuerpo, manteniendo nuestras células jóvenes y sanas, además de ser un analgésico natural con el que reduciremos los síntomas de resfriados y acortaremos el tiempo de recuperación física.

descarga

Su contenido en agua y potasio y su bajo aporte calórico hacen de este fruto un alimento ideal para acompañar a nuestra dieta y contribuir a la pérdida de peso.

Su alto contenido en fibra nos ayudará a regular y mejorar nuestro tránsito intestinal, favoreciendo la digestión y evitando el estreñimiento. El kiwi es una de las frutas más digestivas que hay.

Al contener ácido fólico ayuda a prevenir y mejorar las anemias y reduce el riesgo de fallos cardiovasculares.

Conociendo ya sus puntos fuertes, llega la hora de los contras; y es que el kiwi y sobre todo su piel, suele ser un alérgeno frecuente.

Contienen la enzima proteolítica actidina, tóxica para las personas alérgicas a estas. Dicha enzima también la contienen las piñas o las papayas, así que si eres alérgic@ estas dos frutas, no deberías comer kiwis.

El hambre emocional

Muchos problemas en nuestra vida cotidiana pueden influir negativa o positivamente en nuestra alimentación y en nuestro organismo.

El hecho de no ser conscientes de que tenemos un problema, normalmente relacionado con nuestros sentimientos, nos hace comer sin control intentando mitigar la ansiedad que nuestro estado nos provoca. 

¿Qué ocurre cuando tenemos hambre?

Lo normal es que en caso de tener hambre, la saciemos ingiriendo alimentos (más o menos sanos) y algún tipo de bebida; refrescos, zumos, agua, cerveza, etc.

Pero, ¿qué nos ocurre cuando comemos sin tener hambre?

En ocasiones, utilizamos los alimentos como ansiolítico o antidepresivo natural. Esto viene provocado por una descompensación en nuestro organismo y que, sin tener hambre, tenemos la necesidad irresistible de comer, creyendo así que nuestra situación de estrés, tristeza, ansiedad, angustia o preocupación mejorará.

Dieta saludable

Buscando una explicación nos encontramos con un tópico: comer chocolate o dulces para desahogarnos.

Los alimentos como el chocolate, dulces y otros alimentos con un elevado contenido en calorías y azúcares, hacen que nuestros niveles de serotonina (llamada hormona de la felicidad) se eleven por las nubes, haciendo que por momentos nos sintamos mejor, algo que con el paso de las horas desaparecerá.

Lo mismo nos ocurre si ingerimos alcohol o café, siempre basándonos en buscar un ‘alivio’. Una vez absorbido por nuestro organismo, nos generará una distorsión general que nos acabará deprimiendo.

Es por ello que llevando una alimentación saludable y variada, con alimentos con base de hidratos, lípidos y grasas insaturadas (poliinsaturadas y monoinsaturadas), acompañadas de un poco de deporte o ejercicio físico, hará que nos sintamos mejor, más equilibrados y en armonía con nuestro cuerpo.

En Lipodieta podemos ayudarte a lograrlo, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

Cómo eliminar el peso ganado tras las Navidades

Durante las fiestas navideñas, seguro que habrás comido más de la cuenta o quizás hayas ingerido alimentos que engordan y al pesarte… has ganado algún kilo.

Pues bien, si es tu caso, no te pongas nervios@ ni te obsesiones con el peso. Ahora es el momento de cumplir con el eterno propósito y empezar una vida sana.

Con el método Lipodieta, conseguirás bajar peso de forma rápida, sana y bajo estricto control médico.

Con nuestro método no pasarás hambre mientras realizas el tratamiento, ya que no sustituyes comidas, sino que las complementas con Lipodieta Diet21a. Esto convierte el método Lipodieta en el tratamiento ideal para lograr perder peso sin sufrir la ansiedad provocada por el hambre.

peso_navidadCon el método Lipodieta, todo son beneficios:

  • Se realiza bajo supervisión médica.
  • Garantizada la rápida pérdida de peso.
  • No provoca flacidez.
  • Olvídate del efecto yoyo o rebote.
  • Personalización total del programa a seguir.
  • Elimina celulítis.
  • Sin necesidad de sustituir comidas.

Puedes localizar a tu médico profesional más cercano gracias al motor de búsqueda que incorpora nuestra web, haciendo clic aquí. Recuerda que el método Lipodieta es un tratamiento médico y debe estar supervisado estrictamente por un profesional médico.

El método Lipodieta también lo puedes complementar con Lipodieta Svelt, que ayuda a combatir la grasa localizada actuando directamente sobre ella e impidiend que se vuelva a formar. Con Lipodieta Svelt, además, contribuirás a eliminar los michelines y las famosas cartucheras.

Puedes adquirir Lipodieta Svelt directamente desde nuestra página web sin receta médica, haciendo clic aquí.

Como cualquier dieta equilibrada, deberemos acompañarla de ejercicio. Caminar y/o pasear, harán que nuestra dieta sea mucho más efectiva. Si no puedes apuntarte al gimnasio, recuerda que puedes realizar ejercicio directamente desde el salón de casa siguiendo los consejos que te ofrecemos en nuestro blog.

Esperamos haberte ayudado y ahora… ¡a por un 2015 saludable!