Disfruta del verano haciendo ejercicio

Es normal estar deseando la llegada de las vacaciones para hacer un paréntesis en nuestro día a día, descansar y reponer pilas.

Pero no debemos olvidarnos de que, aún sin cometer excesos, el verano es una de aquellas épocas del año en la cual podemos ver cómo nuestro volumen corporal aumenta debido a que dejamos de practicar deporte, mantenemos una rutina más sedentaria y consumimos más alimentos calóricos (alcohol, helados, comida rápida, etc) que no quemamos durante el día.

shutterstock_156243773Es por ello que os queremos explicar varias propuestas para hacer deporte y quemar ese extra de calorías sin apenas daros cuenta y mientras disfrutáis del verano, ya que muchos de estos ejercicios son típicas acciones de época estival.

A continuación os mostramos algunas de ellas:

  • Nadar: si vas a la playa o a la piscina, normalmente acabarás dándote un chapuzón y nadando un poco. Debes saber que nadar es uno de los deportes con los que más calorías se quema, ya que se calcula que dentro del agua nuestros músculos realizan 5 veces más esfuerzo que fuera de ella. 1 hora nadando, a un ritmo suave, equivale a 500 calorías quemadas.
  • Senderismo: si eres más de paseos bajo los árboles y por caminos forestales, también es un buen momento para eliminar calorías. Caminar por senderos con cambios de desnivel durante 1 hora pueden hacernos eliminar unas 450 calorías.
  • Bicicleta: la bicicleta, además de ser un medio de transporte típico en verano, es una gran aliada para combatir esos pequeños excesos que se van cometiendo casi sin darnos cuenta. Un paseo de 60 minutos pedaleando suponen 350 calorías menos en nuestro cuerpo.

Además de todas estas opciones, si estás visitando a pie un pueblo o ciudad, también estás favoreciendo la eliminación de calorías, ya que mientras tomas fotos o visitas monumentos irás quemando unas 150 calorías por hora.

Desde Lipodieta queremos recordarte que aún estando de vacaciones no debes olvidar hacer una dieta equilibrada y beber mucha agua para mantenerte siempre bien hidratado.

Y un consejo: si a tu botella o botellín de agua le añades Lipodieta D-Tox, te estarás hidratando a la vez que consigues drenar toxinas y eliminar de forma más efectiva los líquidos retenidos por tu cuerpo.

Si has encontrado interesante esta información, te recomendamos este post: http://www.lipodieta.com/blog/hacer-deporte-en-verano-y-con-calor/ en el que encontrarás más información acerca de la práctica del deporte en los meses de verano.

El hambre emocional

Muchos problemas en nuestra vida cotidiana pueden influir negativa o positivamente en nuestra alimentación y en nuestro organismo.

El hecho de no ser conscientes de que tenemos un problema, normalmente relacionado con nuestros sentimientos, nos hace comer sin control intentando mitigar la ansiedad que nuestro estado nos provoca. 

¿Qué ocurre cuando tenemos hambre?

Lo normal es que en caso de tener hambre, la saciemos ingiriendo alimentos (más o menos sanos) y algún tipo de bebida; refrescos, zumos, agua, cerveza, etc.

Pero, ¿qué nos ocurre cuando comemos sin tener hambre?

En ocasiones, utilizamos los alimentos como ansiolítico o antidepresivo natural. Esto viene provocado por una descompensación en nuestro organismo y que, sin tener hambre, tenemos la necesidad irresistible de comer, creyendo así que nuestra situación de estrés, tristeza, ansiedad, angustia o preocupación mejorará.

Dieta saludable

Buscando una explicación nos encontramos con un tópico: comer chocolate o dulces para desahogarnos.

Los alimentos como el chocolate, dulces y otros alimentos con un elevado contenido en calorías y azúcares, hacen que nuestros niveles de serotonina (llamada hormona de la felicidad) se eleven por las nubes, haciendo que por momentos nos sintamos mejor, algo que con el paso de las horas desaparecerá.

Lo mismo nos ocurre si ingerimos alcohol o café, siempre basándonos en buscar un ‘alivio’. Una vez absorbido por nuestro organismo, nos generará una distorsión general que nos acabará deprimiendo.

Es por ello que llevando una alimentación saludable y variada, con alimentos con base de hidratos, lípidos y grasas insaturadas (poliinsaturadas y monoinsaturadas), acompañadas de un poco de deporte o ejercicio físico, hará que nos sintamos mejor, más equilibrados y en armonía con nuestro cuerpo.

En Lipodieta podemos ayudarte a lograrlo, no lo dudes y ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí.

Ejercicio y alimentación sana, básicos para el corazón

El estado de nuestro corazón repercute directamente en todo nuestro organismo, para bien o para mal, así que debemos saber qué hacer para cuidarlo y mantenerlo en las condiciones óptimas para su mejor funcionamiento y rendimiento.

Al ser un músculo que se adapta perfectamente a la actividad física, realizando unos 45 minutos de ejercicio a diario, reforzaremos la fortaleza de nuestro corazón haciéndolo mucho más resistente a posibles problemas cardíacos y ralentizar muchos de los cambios que se producen en nuestro corazón con el paso de los años.

CorazónEn cambio, llevar una vida sedentaria y una alimentación desequilibrada, pueden llevarnos a padecer problemas en nuestro sistema cardiovascular, siendo una de las primeras causas de muerte en edades intermedias en los países desarrollados.

Por otra parte, el segundo factor ideal para mantener nuestro corazón sano es mantener una alimentación saludable.

Debemos evitar en la medida de lo posible la ingesta de alimentos que contengan grasas saturadas. Estas se encuentran principalmente en alimentos de origen animal, así como en alimentos lácteos sin descremar como la mantequilla, los huevos, la leche, etc.

Podemos sustituir las grasas saturadas por las que no lo son, principalmente con alimentos derivados del girasol, la oliva, el cacahuete, …

Manteniendo una alimentación equilibrada con la dieta mediterránea y realizando un poco de ejercicio diario, ayudaremos a nuestro corazón y a todo nuestro organismo a mantenerse en forma.

Aprende a reafirmar tus muslos

Un cuerpo bonito no solo se consigue a base de dieta, hacer ejercicio es fundamental para tonificar y definir los músculos. Además, en verano las faldas y los pantalones se acortan y mostramos más a menudo las piernas por lo que conseguir unos muslos tonificados se convierte en uno de nuestros objetivos.

Hoy os queremos mostrar una serie de ejercicios muy sencillos para reafirmar los muslos y poder presumir de piernas bonitas.

reafirmar muslos

Primero de todo, hay que recordar que, aunque los ejercicios sean leves, siempre es muy importante calentar y estirar las piernas antes y después para evitar lesiones.

¿No te gusta ir al gimnasio? ¡No te preocupes! Los siguientes ejercicios se pueden hacer en casa y lo único que necesitas es tu cuerpo.

Sentadillas: con ellas trabajarás los cuádriceps. Pon las piernas separadas a la altura de los hombros y mantén la espalda y la cabeza rectas. Flexiona las rodillas hacia abajo hasta que los glúteos rocen las pantorrillas.

Zancadas: Colócate con las manos en la cintura y da un paso hacia adelante flexionando la rodilla hasta formar un ángulo de 90 grados. Repite el mismo ejercicio con la otra pierna.

Steps: con la ayuda de un escalón haz el mismo movimiento de subir unas escaleras. Repítelo varias veces con ambas piernas.

Elevar los talones: ponte de puntillas y mantén esta posición durante unos segundos manteniendo la espalda y la cabeza rectas.

Hacer el puente: tumbada sobre tu espalda, con los brazos estirados pegados al suelo, dobla las rodillas y pon los pies planos en el suelo. Después eleva la pelvis hasta que consigas hacer la figura de un puente recto. Notarás como ejercitas los muslos y el glúteo.

Y si eres de las que prefieres salir a la calle y disfrutar de la naturaleza, ir en bicicleta también es un buen ejercicio para tonificar los cuádriceps, los gemelos y los bíceps femoral.

Por otra parte, existen ejercicios muy eficaces para los que necesitas la ayuda de algún objeto. Uno de los más populares hoy en día son las cintas tensoras. Túmbate de lado con las pieras juntas y colócalas en los tobillos. Después eleva la pierna exterior intentando llegar lo más alto posible y repite el mismo movimiento después con la otra pierna.

Y, ¿quién no se acuerda de saltar a la comba? Este ejercicio que todas hacíamos de pequeñas es uno de los mejores para tonificar las piernas. ¡Hazte con una cuerda y a saltar! Además de quemar calorías, tonificarás las piernas y volverás a tu infancia por unos minutos.

Por último, otra forma de reafirmar los músculos se basa en cambiar nuestras rutinas diarias. Olvídate de los ascensores y opta siempre por subir o bajar escaleras.

Y, por supuesto, aprovecha si vas a la playa este verano para dar largos paseos por la arena. No hay nada mejor que hacer ejercicio disfrutando de la brisa del mar.

Hacer deporte en verano y con calor

Con el verano llega el buen tiempo y la ganas de disfrutar al aire libre haciendo, por ejemplo, deporte.

En verano, pese al calor, no hay que dejar de hacer deporte sino continuar practicándolo pero teniendo en cuenta una serie de recomendaciones para poner poner en riesgo nuestra salud. Uno de los principales problemas que nos podremos encontrar es la deshidratación, pues debido a las altas temperaturas y a que nuestro cuerpo pierde aún más líquido durante la práctica de ejercicio, es necesario estar alerta.

Lipodieta adelgazar

Debemos tomar precauciones antes, durante y después de la práctica de cualquier deporte bajo un calor sofocante. Hidratarse bien bebiendo pequeñas cantidades de líquido durante el ejercicio es una buena manera de mantener el cuerpo con la cantidad de líquido necesaria para evitar una deshidratación.

Otro dato a tener muy en cuenta es intentar evitar las horas centrales del día, en las cuales el calor es muy intenso y nuestro cuerpo perderá fluidos con mucha más rapidez.

También deberemos vigilar los calambres, provocados por una insuficiente oxigenación de los músculos y la falta de sales minerales en nuestro organismo. Los síntomas son fácilmente detectables; dolores agudos en los músculos de las piernas y en el abdomen.

Para luchar contra los calambres y favorecer la rehidratación de nuestro cuerpo, deberemos restaurar el equilibrio mediante sales minerales en la bebida, alimentos ricos en sodio y, si fuera necesario, masajear las partes doloridas.

Sudar o sufrir más forzando a nuestro cuerpo a llegar al límite no es sinónimo de que estemos haciéndolo mejor o vayamos a adelgazar con mayor rapidez, más bien al contrario. Esto puede llegar a provocarnos un golpe de calor y que nuestro cuerpo acabe maltrecho por tanto esfuerzo.

Para que esto no acabe ocurriendo, debemos usar el sentido común y saber cuándo debemos parar.

Y recuerda:

– Combina el deporte con una dieta equilibrada para vivir de una forma saludable.

– No olvides tu botella de agua para hidratarte.

– Es importante equiparse correctamente si vas a hacer deporte al aire libre. Una gorra o pañuelo que cubra la cabeza protegerá contra el calor y las insolaciones.

– En verano cualquier lugar es bueno para hacer deporte: un parque, en la montaña, la playa, la calle…

Y un secreto: las agujetas se combaten con más deporte, así que… ¡no hay excusa, disfruta de una vida sana!

Más del 50% de los trabajadores tiene sobrepeso

 

Según las conclusiones de un estudio llevado a cabo por la Sociedad de Prevención de Fremap, más del 50% de los trabajadores tiene sobrepeso. Este dato se ha obtenido tras haber analizado los resultados de 790.000 reconocimientos médicos realizados a trabajadores de diferentes empresas españolas a lo largo de 2013.

Según este estudio, son los hombres los que mayormente tienen sobrepeso, padeciéndolo 67 de cada 100 pacientes reconocidos médicamente, mientras que en el caso de las mujeres esta cifra es de poco más de un 40%.

Estos datos son preocupantes si tenemos en cuenta que tanto el sobrepeso como la obesidad copan el 5º puesto en cuanto a factor de riesgo de muerte en todo el mundo.

Y es que según la OMS (Organización Mundial de la Salud), fallecen 2’8 millones de personas al año a causa de complicaciones surgidas del sobrepeso y la obesidad, siendo la franja de edad entorno a los 50 años la más afectada.

corazón

Por cada franja de 10 años, entre los 21 y los 60, ambas enfermedades aumentan un 10%, siendo los trabajadores de 21 a 30 años los menos afectados (un 59% de ellos mantiene un normopeso), mientras que los trabajadores comprendidos entre los 51 y los 60 años son los más afectados, llegando a ser un 72% de ellos los que padecen sobrepeso y obesidad.

“Hay muchos factores que están provocando este aumento del sobrepeso y obesidad pero, especialmente, se debe al tipo y cantidad de comida que se ingiere y al escaso ejercicio físico que se realiza”, asegura José Manuel Gómez, el director del área de medicina del Trabajo de Sociedad de Prevención Fremap.

Un dato alarmante: en la última década el índice de sobrepeso en la sociedad trabajadora ha aumentado un 3’8%, por eso, si sufres de sobrepeso u obesidad, podemos ayudarte a perder peso y recuperar tu salud. 

Ponte en contacto con nosotros y te informaremos sobre el método Lipodieta para conseguir una pérdida de peso de forma segura y bajo estricta supervisión médica.

 

Fuente: www.europapress.es

Qué comer cuando entrenamos

Comida y entrenamiento, ¿cuál es la ecuación perfecta? Ya sabemos que para perder peso la fórmula ganadora es la combinación entre la dieta y el ejercicio físico. Pero, ¿qué alimentos son más adecuados para antes y después de entrenar?

Sin embargo, realizar ejercicio físico sin alimentarnos adecuadamente antes y después del mismo puede tener efectos contrarios a lo que estábamos buscando. Para que el entrenamiento sea efectivo es igual de importante saber qué tenemos que comer.

comer-entrenar

Dos de los factores que influirán en esta decisión son saber qué tipo de ejercicio vamos a hacer, si es aérobico o anaeróbico, y la intensidad del mismo. Si vamos a realizar ejercicio aeróbico (como correr) perderemos más líquidos, por lo que la hidratación tanto antes como después del mismo es fundamental.

Si por el contrario el ejercicio es anaeróbico (como hacer pesas), en lo que tenemos que centrarnos es en alimentar bien a nuestro músculo. Antes de hacer ejercicio, es recomendable ingerir hidratos de carbono mientras que después lo que debemos tomar son proteínas.

Respecto a la intensidad debemos tener en cuenta no sólo el número de repeticiones o series de cada ejercicio sino la fuerza muscular utilizada para vencer la resistencia que nos permita realizar el ejercicio. Si ambos son intensos y duraderos, la reposición de nutrientes tanto el ejercicio deberá ser mayor.

Además, no sólo tenemos que tener en cuenta el tipo de alimento sino el tiempo de ingerirlos. Si vamos a hacer ejercicio después de desayunar nos tenemos que asegurar de que desayunamos al menos una hora antes y en esta comida debemos incluir una porción de hidratos de carbono.

Los hidratos de carbono son aconsejables para antes de cualquier tipo de entrenamiento ya sea aeróbico o anaeróbico ya que son los que nos proporcionan la glucosa necesaria. Aún así no todos los hidratos son igual de buenos por lo que deberíamos priorizar los integrales ya que nos proporcionan energía de larga duración.

Por ejemplo, si vamos a entrenar por la tarde, un par de horas o tres antes podemos comernos un plato de pasta o arroz integral. Y si pasa más tiempo desde que comemos, es importante que unos 40 minutos antes tomemos una fruta o una barrita de cereales para tener más energía.

Por último, no debéis olvidar que ir a entrenar sin comer no hará que perdamos más peso. Además, puede llegar a ser peligroso para nuestra salud si no estamos acostumbrados a hacer ejercicio físico.

Cuidar nuestra alimentación será clave si queremos sacar el máximo provecho a nuestro entrenamiento no sólo para bajar de peso de una manera eficiente sino para estar más sanos.

Y recuerda, si has intentado realizar una dieta pero no has conseguido bajar de peso o cumplir con tu meta, ponte en contacto con nosotros haciendo clic aquí y te ayudaremos a conseguir tus objetivos.

Tonifica tus brazos con mancuernas I

Como hemos comentado con anterioridad en otros artículos, Lipodieta Diet21a ayuda a reducir la flacidez y mejorar el tono muscular. Por eso, un complemento para tonificar brazos es realizar ejercicios con mancuernas. Esto es muy sencillo, puedes hacerlo en casa con unas mancuernas o, como te explicábamos en el primer post, con paquetes de arroz o azúcar.

Con los ejercicos de mancuernas, podemos tonificar bíceps, tríceps y hombros. Es muy importante que los hombros sean fuertes para poder aguantar los ejercicios de brazos con mancuernas, así que empezaremos por explicaros 3 ejercicios para fortalecer los hombros, a la vez que tonificaremos brazos en general.

Empieza usando un peso de 1kg, progresivamente verás que puedes aumentar el peso de las mancuernas, pero no quieras empezar con 2kg o 2,5kg si no estás acostumbrada, o no podrás completar las repeticiones y te cansarás rápido, viéndote tentada a abandonar estos ejercicios.

Antes de comenzar, una recomendación importante: cuando sujetes las mancuernas, debes hacerlo de forma firme, la muñeca siempre debe estar alineada con el resto del brazo, no dejes que el peso o las repeticiones te cansen y acabes sujetando las mancuernas con la muñeca vencida hacia atrás o podrás lesionarte.

Ejercicio 1
Cómo hacerlo: Ponte de pie, los brazos extendidos a lado y lado de la cadera con la parte interior de la muñeca pegada a la cadera. Sujeta con firmeza las mancuernas y levanta los brazos hasta la altura de los hombros sin rotar la muñeca ni flexionar los codos. Mantén los hombros bajos y no los eleves ni modifiques su postura al hacer los levantamientos. [Ver posición en la foto]
Repeticiones: 2 series de 10 repeticiones

Ejercicio 2
Cómo hacerlo: Sujetando las mancuernas, dobla los codos, pégalos al cuerpo y estíralos hacia adelante de tal forma que las mancuernas queden a la altura de los hombros. Flexiona progresivamente para que vuelvan a quedar doblados y pegados al cuerpo.
Repeticiones: 2 series de 12 repeticiones

Ejercicio 3
Cómo hacerlo: Usa una colchoneta para suelo y túmbate en ella. Coloca el cuerpo hacia el lado derecho y flexiona ligeramente las piernas, colocando una sobre la otra. Pon la mano izquierda detrás de la cabeza (como si fuera una almohada) y con la mano derecha coge la mancuerna con la parte interior de la muñeca mirando hacia el suelo. Estira el brazo hacia delante a ras de suelo (pero sin apoyarte) y comienza a subirlo hasta la altura del hombro sin flexionarlo. Para bajarlo, hazlo en dos tiempos (es decir, como si pararas en medio un segundo antes de seguir bajando hasta ras de suelo).
Repeticiones: 2 series de 8 repeticiones para cada brazo

Sencillo, ¿no te parece? Empieza a realizar estos ejercicios mientras sigues tu dieta y notarás la diferencia en los brazos, no dándole oportunidad de aparecer a la flacidez.

Tipos de ejercicio físico para hacer en casa

En el post anterior te contábamos aquellos objetos que necesitas para poder hacer ejercicio físico en casa. En el post de hoy te contamos los tipos de ejercicio que existen para que decidas cuál de ellos es el que realizarás.

A continuación, te damos unas indicaciones para saber qué tipo de ejercicio realizar y cómo:

Calentamiento

Toda rutina empieza con unos ejercicios sencillos de flexibilidad y calentamiento. Es muy importante no saltárselos ya que el no llevarlos a cabo puede conducir a lesiones.

Ejercicio cardiovascular o aeróbico

Este es el ejercicio que ayuda a tu corazón a mantenerse joven y fuerte además de quemar grasa y ayudar a adelgazar. Las máquinas cardiovasculares más usadas son las cintas de caminar, las bicicletas estáticas y las máquinas elípticas. Estas máquinas son ideales en climas fríos o en áreas donde es preferible correr dentro de la casa. Una versión al alcance de todos los bolsillos es saltar la cuerda, correr, caminar rápido, bailar o hacer steps aeróbicos.

Entrenamiento muscular

Estos son los ejercicios con pesas y para ellos puedes utilizar máquinas o mancuernas (o en su defecto, como comentábamos, paquetes pesados de arroz o azúcar o legumbres). Además, puedes usar la goma elástica. Las máquinas para el entrenamiento muscular son caras pero, sin embargo, puedes obtener los mismos resultados con pesas sueltas. En pesas o mancuernas, el peso dependerá de tu capacidad y el tipo de ejercicio. Si estás empezando, opta por un peso de 1 ó 2kg. y, si puedes, hazte con un banco de ejercicios para realizar los levantamientos de pesa de forma más profesional. Las bandas o gomas elásticas son prácticas para ejercicios de tonificación y las hay de distintas resistencias según la intensidad de cada ejercicio.

Ejercicios en el suelo

Para ejercicio de flexibilidad o ejercicios abdominales, necesitarás una colchoneta de ejercicios, preferiblemente gruesa, para no estar en contacto directo con el suelo y proteger espalda y dorsal.

En el próximo post te traeremos ejercicios para realizar con las mancuernas y así trabajar la tonificación en los brazos. Si no te quieres perder el siguiente post de la serie, ¡suscríbete a nuestro blog!

Ejercicio físico en casa, el complemento ideal

ejercicios para adelgazar junto con la lipodetaHoy inauguramos una serie de artículos en el blog en el que te iremos contando ejercicios que podrás realizar en casa de forma sencilla, segura y sin gastarte demasiado dinero. Porque para hacer ejercico no es imprescindible ir al gimnasio y te lo vamos a demostrar, porque queremos que te sientas motivada para complementar tu Lipodieta con ejercicio físico, que colaborará a conseguir mejores resultados y a que te sientas mejor.

En este primer post lo que vamos a contarte es cómo preparar tu casa para que puedas realizar los ejercicios que semanalmente te iremos explicando.

Lo primero de lo que debes ser consciente es que va a haber muchas distracciones en casa, así que es básico que te concentres y fijes tu esfuerzo en conseguir tu objetivo.

Para empezar, será necesario cumplir algunos requisitos:

  • Tener un espacio amplio y ventilado.
  • Poner música para motivarte.
  • Que el suelo sea uniforme y firme.

Puedes comprar alguna máquina de ejercicio que te ayude, pero si no puedes, no te preocupes porque puedes sustituirlo por:

  • Una colchoneta pequeña.
  • Mancuernas pequeñas de 1 ó 2 kg. (si no dispones de ellas, puedes usar paquetes de arroz o azúcar, por ejemplo).
  • Una banda o goma elástica.
  • Una pelota gigante (llamada “fit ball”).
  • Una barra (puede valer la de la escoba).

Puedes ver que empezar a hacer ejercicio en casa es sencillo, únicamente son necesarias tu voluntad y algún recurso que te ayude con las rutinas que establezcas como complemento a tu Lipodieta.

Te ayudará también tener en cuenta que:

  • Debes buscar un lugar adecuado en tu casa donde puedas ubicar tu gimnasio. Si no dispones de demasiado espacio y quieres comprarte alguna máquina, compra un equipo que sea fácil de plegar y puedas guardar debajo de la cama o en algún armario, para que no esté por enmedio.
  • Una de las ventajas que tiene hacer ejercicio en casa, es que podrás entrenar viendo tu serie favorita, o una película, con lo cual no estarás perdiendo tu tiempo mirando la “caja tonta”.
  • Además, si te haces por ejemplo con una bici estática, normalmente tienen un soporte en el que podrás apoyar revistas o libros y leer a la vez que practicas ejercicio.

Y recuerda que andar es una magnífica forma de realizar ejercicio físico, mientras realices tu dieta procura andar de 40 a 60 minutos diarios, ¡notarás la diferencia y tu corazón se estará fortaleciendo!

¡Suscríbete al blog introduciendo tu correo electrónico en el formulario que encontrarás arriba a la derecha en la página de inicio del blog y no te pierdas el próximo post de la serie!