Arriba la fiesta, ¡abajo las calorías!

Hemos pasado las navidades pero aún quedan fiestas (Nochevieja, Año Nuevo y Reyes) y, por tanto, aún nos quedan comidas, cenas, reuniones, encuentros, reencuentros, quedadas y un sinfín de actividades que inevitablemente se harán alrededor de la mesa.  Comidas deliciosas, dulces más que apetecibles y bebidas a la orden del día, todos con una característica en común: gran dosis de calorías.

Si estás siguiendo el método Lipodieta, tu médico ya te habrá facilitado las pautas para estos días, recuerda que debes seguirlas adecuadamente. Pero en caso de que te hayan dado de alta o que aún no hayas empezado con Lipodieta, estos consejos te ayudarán a no superar límites ni excederte.

xmas-dinner

Ahora bien, primer consejo, relájate y disfruta de las fiestas porque sino ¿qué sentido tienen? Solo con aplicar unos pequeños e infalibles trucos que te vamos a dar podrás vivir al máximo cada oportunidad que tengas de sentarte a la mesa con la familia o los amigos.

Qué hacer cuando te invitan

– Nunca vayas con el estómago vacío o te comerás todo a tu paso. Tómate un caldo caliente o una manzana antes de salir de casa y llegarás con un nivel de hambre ¨normal¨ que te permitirá disfrutar sin comer de más.

– Come de todo pero dale prioridad a los vegetales, ensaladas, frutas, etc. Son más sanas y ayudarán a llenar tu estómago dejando poco espacio para la comida más calórica y probablemente menos sana.

– En cuanto a bebidas, alcohólicas o no, siempre tómate un vaso de agua antes. Así no estarás respondiendo a tu sed sino al simple placer de degustarla.  Recuerda que si estás conduciendo ya no hablamos de calorías sino de un consumo responsable de bebidas alcohólicas.

– A la hora del postre siempre decántate por las frutas. Los polvorones, mazapanes y turrones tienen muchas calorías. Si de verdad te apetece no te frenes pero controla la cantidad. Si tienes muchos compromisos intenta no repetir el mismo postre en todos, déjalo para las ocasiones más especiales.

– Si puedes antes y/o después de comer, camina. Caminar antes de comer activará tu metabolismo y después de la comida te ayudará a hacer la digestión. Así que si tienes la opción de ir caminando… ¡genial!. Si vas en tren o metro pues no dudes en bajarte una estación antes o si vas en coche aparca un poco más lejos para obligarte a caminar.

Qué hacer cuando eres la anfitriona / el anfitrión

Aunque como anfitrión/a siempre trabajarás más, también es cierto que tendrás más control sobre el menú y por lo tanto las calorías y calidad de la comida que sirvas.

– Como entrante opta por alimentos que sean bajos en grasa. Los mariscos, el salmón, las anchoas, los boquerones y las ensaladas son ideales. El jamón y los embutidos magros también son una excelente y deliciosa opción.

– Como primer plato un buen caldo o crema. Sienta muy bien y ayudará a saciar un poco el hambre.

– Decántate por platos horneados y acompañados de vegetales. El pescado o las carnes magras, como el pollo o el pavo, sientan muy bien y gustan mucho.

– En tema de salsas intenta remplazar la mantequilla y la nata por leche evaporada. La consistencia se mantendrá cremosa pero sin tanta grasa ni calorías. El aceite de oliva es siempre una buena opción para condimentar.

– Con los postres que nunca falten las frutas. Existe la opción de encontrar turrones, mazapanes o polvorones en versiones light, sin azúcar o con fructuosa. También los hay más bajos en grasas.

– Recuerda que no solo ese día, sino todos los días, el ejercicio será tu gran aliado.

Ahora ya no tienes excusas para disfrutar de las fiestas sin que estas ¨acaben¨ contigo. ¡Desde Lipodieta aprovechamos y te deseamos unas felices fiestas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *